post

El Fenómeno Kamikaze

Los japoneses no usan la palabra kamikaze en el sentido que hacemos nosotros. Para este propósito prefieren el término Shinpū Tokubetsu Kōgeki Tai («Unidad Especial de Ataque Shinpū») o su abreviación tokkōtai.

Su creador fue el Vicealmirante Takajiro Ohnishi.

Onishi

Los aviones empleados para los ataques kamikaze aéreos eran:

– Yokosuka P1Y1 Ginga, en clave aliada “Frances”

Ginga

– Nakajima B6N2 Tenzan “Jill”

Tenzan
– Mitsubishi A6M Reisen Zero “Zeke”

Zero
– Yokosuka D4Y Suisei “Judy”

Suisei

– Mitsubishi Ki67-I KAI “Peggy”

KAI

– Mitsubishi G4M “Betty”

G4M

– Okha modelo 22 de propulsión a chorro, Okha modelos 33 y 43 que llevaban motor de turborreacción.

OKHA
– Kikka

Otra de las armas kamikaze utilizadas era el de los torpedos humanos, denominados kaiten que significa, literalmente, “Agitador de los Cielos” pero que en japonés tiene un significado más amplio: sugiere cambio radical de las cosas.

Kikka

Shinryu

Para la creación de los kaiten se utilizaban los torpedos, se mantenían todas las piezas y componentes originales y la única modificación importante fue el añadido de una sección especial entre la cabeza explosiva y el motor de oxigeno, se trataba el compartimento del piloto, dotado de un periscopio y de los controles para dirigir el artefacto. Se calculaba una carga explosiva de 1.350 Kgs, un alcance 40 millas marinas y ya había sido capaz de perforar la popa de un crucero pesado, con una carga explosiva tres veces superior, podría hacer lo mismo contra un acorazado o un portaviones. Los japoneses afirmaron haber hundido cuarenta barcos aliados y ocho submarinos. Las pérdidas reales se limitaron al petrolero Missisinewa, el destructor USS Underhill y el mercante SS Canada Victory.

Kaiten

Ritual de los hombres Kaiten

Tras finalizar el período de adiestramiento en el manejo de los torpedos, los hombres de los kaiten disfrutaban de unos días de permiso antes de ser enviados a una misión táctica, durante ese permiso tenían prohibido revelar que estaban encomendados a una misión suicida. Finalizado el permiso, volvían a sus bases de Otsushima o Hikari y durante el tiempo que esperaban hasta que se les asignara la misión podían disfrutar de cualquier lujo, comida, alcohol, mujeres con sólo pedirlo, la mayoría dedicaba ese tiempo en ultimar sus asuntos.

Una vez asignada la misión se celebraba un banquete en honor de los hombres destinados, el almirante de la flota o bien un representante de él era el invitado de honor. Se pronunciaban brindis por el Japón y el emperador. La comida estaba constituida por platos tradicionales que se toman en días festivos: tai (pescado), algas secas, arroz y kachi kuri(castañas de la victoria, que aún se sirven pero para desear éxitos). El sake fluía libremente y se cantaba continuamente la “Canción del guerrero”:

“Sirviendo en los mares, ser un cadáver saturado de agua.
Sirviendo en tierra, ser un cadáver cubierto de hierba.
Pero no tememos nada que lamentar mientras muramos luchando por nuestro emperador.”

Al día siguiente los hombres de los kaiten desfilaban con sus uniformes nuevos en el curso de una ceremonia de despedida, sus pertenencias ya habían sido empaquetadas y listas para enviar a sus familiares, entre el equipaje iba una pequeña caja con cabellos y uñas para que sus familiares tuvieran restos para el entierro. Sobre una mesa cubierta con un paño blanco los sables cortos y los hachimaki, el sable corto como recordatorio de que un hombre debe luchar y ganar o emplear su sable como expiación de su fracaso, el hachimaki era el pañuelo que empleaban los samurais siglos antes para absorber el sudor e impedir que el largo cabello que llevaban les cayera a los ojos. Los marinos eran llamados y recibían estos presentes, a continuación se brindaba con agua y no con sake como mayoritariamente se cree, porque el guerrero japonés, ante su muerte , bebía agua como símbolo de la pureza de su alma.

Resumen de las operaciones kamikaze

  • Aviones navales japoneses empleados: 1228.
  • Bombas Okha empleadas: 298.
  • Buques aliados hundidos 34. Los japoneses creían haber hundido 81
  • Buques aliados averiados 288. Los japoneses los cifraban en 195.

De las bombas Okha, sólo 4 alcanzaron su objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.