post

Las Legiones Romanas. Organización y Rangos

Muchos de nosotros al ver películas, leer libros o mirar algún documental nos maravillamos ante lo que fueron las Legiones romanas, una máquina de guerra que arrollaba todo a su paso, y que pudo conquistar casi toda Europa a punta de pilum y gladius. Efectivamente, las legiones romanas eran una organización admirable, que aún se estudian en varios ámbitos. Y a pesar de esto, surgen las dudas:

¿Cómo se organizaban estas Legiones romanas? ¿Por qué de esta organización? ¿Cómo estaban comandadas? ¿Hay equivalencia entre los rangos romanos y los actuales? El presente artículo buscará dar una respuesta a dichas preguntas.


Las reformas de Mario

A principios del siglo II A.C. el sistema defensivo romano de Legión manipular quedó en crisis. Urgía un cambio radical si es que Roma, amenazada, quería sobrevivir.

Tipos de Legión manipular tardía (A. McBride)

Tipos de Legión manipular tardía (A. McBride)

manipular

La Legión manipular (Osprey)

Hasta ese momento las legiones romanas se dividían en cohortes, y estas a su vez en manípulos. Había varios tipos de combatientes que eran (de más ligero a más pesado): velites, hastati, príncipes y triarii. El sistema manipular no era malo en sí, había demostrado su éxito a pesar de reveses contra los cartagineses y númidas. Era en definitiva una fuerza de soldados-ciudadanos de clase media, basada en los ingresos y las propiedades de los ciudadanos donde se preveía que los que poseían propiedades de hasta 3000 sestercios iban derecho a las legiones, el resto servía como velites, y que cada ciudadano se proporcionara su propio armamento. Estos legionarios-ciudadanos estaban motivados primero por el mantenimiento de su estatus material, y por consiguiente del mantenimiento de la República.

Pero en este período, la sangría de las guerras púnicas y desastres militares contra cimbrios y teutones redujeron sensiblemente la base de reclutamiento romana, hasta entonces. Roma se había quedado prácticamente sin clase media, sin base para su fuerza de legionarios-ciudadanos.

Con este panorama es que en el año 107 A.C. el recién nombrado cónsul Cayo Mario se marca la difícil tarea de reformar todo el sistema militar romano, buscando solucionar los problemas que aquejaban al correcto funcionamiento del mismo.

Las reformas se realizaron en los siguientes puntos

Reclutamiento

Se eliminaron las condicionantes de propiedad para entrar en la Legión. Con esto, se dispuso de una base de reclutamiento amplísima. Los ciudadanos de las clases más pobres, que carecían de elementos para lograr elevar su estatus social vieron así una posibilidad de mejoras a través de una carrera militar, y se enrolaron en masa. El período de servicio se hizo de 25 años en los cuales el legionario no podía casarse. La República se haría cargo del equipamiento de cada uno de los legionarios, simplificando y unificando el mismo.

Tipo de combatiente

Lo más importante de todo es que se creó una fuerza de carácter permanente, que se entrenaba de forma constante, no cuando la situación lo ameritaba. Al proveer el Estado de armamento, el tipo de tropa se homogeneizó y se eliminaron los tipos de legionarios (velites, hastati, príncipes y triarii). El grueso de la Legión se volvió un tipo de tropa más de Infantería Pesada. Las tareas de Infantería más ligera, de lanzadores de proyectiles (arqueros, honderos) y de Caballería de choque pasaron a formar parte de las tropas auxiliares, que sustituían a las tropas asociadas, y eran tropas extranjeras que combatían por Roma, a cambio de conseguir la ciudadanía al fin de su período de servicio.

A pesar de que el Estado se hacía cargo de proporcionar al Legionario el equipo, éste era enteramente responsable por el mismo, así como de transportar durante las marchas sus enseres personales, mudas de ropa y víveres. Por esta razón los Legionarios pasaron a ser llamados jocosamente “las mulas de Mario”, viendo todo el equipo que cargaban durante la marcha.

Seguía siendo un tipo de soldado-ciudadano, pero las motivaciones para servir eran diferentes. Antes lo era por preservar el estatus que tenía, que el mundo que había creado el ciudadano no se destruyera, típico de alguien de clase media. Ahora en cambio la motivación estaba de la mano con subir en la escala social y hacerse un nombre, llegar a por lo menos ser clase media. Hay casos también de oficiales que desde los estratos más bajos hicieron carrera en la Legión y llegaron al Ordo Equestris.

Estructura

Una Legión constaba ahora de unos 6.000 hombres, de los cuales 4.920 eran soldados (el resto era tropa no combatiente). Cada una de estas legiones estaba constituida por diez cohortes (numeradas del I al X), y a su vez, estas cohortes tenían seis centurias cada una. Al revés que en el sistema manipular, los soldados más veteranos, los de la I Cohorte, combatían en posiciones primordiales del campo de batalla (a la derecha y a la vanguardia), mientras que los más bisoños, los de la X Cohorte, lo hacían en posiciones menos relevantes (segunda o tercera líneas, a la izquierda).

Las Centurias estaban compuestas por 100 hombres, 80 soldados y 20 no combatientes, y estaba al mando de un soldado profesional ascendido de entre la tropa y llamado Centurión. La Centuria era la unidad combativa mínima de la Legión. Acarreaba con ella todas las armas y demás provisiones e instrumentos necesarios para mantener a la unidad. Sólo a efectos de montar campamento, cada una de estas Centurias se dividía a su vez en Contubernia de 8 hombres, que compartían una carpa en el mismo. El Centurión más veterano de cada cohorte, llamado Pilus Prior era el comandante de la misma.

Contubernia en marcha (Angus McBride)

Contubernia en marcha (Angus McBride)

Por lo tanto los Manípulos son sustituidos por las Cohortes, y cada uno de los soldados a cargo de cada cohorte, tenía a su cargo un asistente llamado Optio, junto a otros cargos de suboficiales que se verá más adelante. El Centurión de la I Cohorte era el soldado más experimentado de todos, llamado Primus Pilus (o primipilo), que era un soldado de carrera y asesoraba directamente al Legatus, el comandante de toda la Legión en asuntos de la tropa. En épocas imperiales la I Cohorte era la más importante, y dada su posición de preeminencia dentro de la Legión, se le duplicó el número, 800 hombres en cinco centurias, aumentando la relevancia del Centurión Primus Pilus.

Como tropa adjunta, cada Legión contaba con 120 soldados de Caballería propios de la Legión, que realizaban tareas de reconocimiento y enlace. Era un tipo de fuerza muy ligeramente equipada, típica de las misiones que tenían. Estos soldados de Caballería ya no eran reclutados de entre los estratos más altos de la sociedad, sino que al igual que la Infantería, provenían del pueblo liso y llano. Para el Ejército Romano, la fuerza de Caballería de choque provenía de los auxiliares.

Así que para resumir, la Legión completa contaba con 6.000 hombres, de los cuales 4.920 eran combatientes (con 5.240 en épocas imperiales). A su vez cada Legión se dividía en diez cohortes, del I al X, que eran constituidas por 6 Centurias de 80 hombres cada una, cada una al mando de un Centurión, de los cuales los más veteranos comandaban la Cohorte completa, y el más veterano de todos la I Cohorte. Y los 120 soldados de Caballería.

La Legión imperial (P. Connolly)

La Legión imperial (P. Connolly)

Entonces la suma sería así:

6 Centurias x 80 = 480 – 10 Cohortes x 480 – 4.800 + 120 = 4.920 hombres

Cuando se modificó la I Cohorte la estructura pasó a formar de la siguiente manera:

1 Cohorte x 800 + 9 Cohortes x 480 – 5.120 + 120 = 5.240 hombres

Rangos

La cadena básica de Comando era la siguiente. El comandante de la Legión era el Legatus, comandante de la Cohorte/Centuria era el Centurión. Y entre la tropa, los Milites, se elegía al jefe del Contubernium o Decanus (pero este era sólo un título nominal y no estaba enmarcado dentro de la Legión).

Se buscará además realizar una comparación con rangos actuales dentro de las Fuerzas Armadas, pero hay que hacer la aclaración de que es difícil encontrar equivalentes modernos dentro de la estructura de la Legión, donde a pesar de ciertas igualdades, el trato social seguía definiendo en muchos casos el rango. A pesar de esto algunos paralelos con la actualidad se incluirán.

A continuación se nombrarán desde el rango más bajo al más alto. Los rangos se discriminan por sueldo.

Tropa

a. Milites – Pedes (Soldado)

Era el rango base de la Legión. La gran mayoría de los legionarios tenían esta graduación. Eran 5.120 en total en la Legión imperial. Sometido a un riguroso entrenamiento y una férrea disciplina, con sus armas Roma conquistó casi toda Europa.

Legionario de la época imperial (A. McBride)

Legionario de la época imperial (A. McBride)

El Legionario comenzaba su carrera militar como Tiro (recluta), donde pasaba por un periodo de adiestramiento de seis meses, para luego pasar al cargo de Munifex o Miles Gregarius. A medida que iba avanzando y aprendiendo especialidades como Discens, podía obtener la consideración de Inmunes, que eran los legionarios que poseían alguna especialidad y podían ser relevados de ciertas tareas de campo, aunque por supuesto no todas.

El equipo estándar consistía en el casco (cassis), de muy buena protección en general, el único ornamento que poseían era una cresta que se colocaba en desfiles. La protección corporal era una coraza hecha de láminas (lorica segmetata) compleja pero con un buen balance entre protección y movilidad, y las siempre presentes sandalias de legionario (caligae), una pieza de vital relevancia y un verdadero avance tecnológico que permitían al legionario realizar largas marchas. Las armas eran dos jabalinas (pilum), el siempre presente gladio y como defensa el gran escudo (scutum) que podía usarse también ofensivamente.

Recibían la paga básica

b. Caballería

Los soldados de Caballería eran también legionarios de rango básico. Realizaban tareas de escolta, exploración y envío de despachos, y no tenían un rol importante en el combate, pues los romanos cedían la Caballería de choque a tropas auxiliares.

Como tal su equipo era más bien ligero, con una lorica hamata (cota de malla), una lanza (hasta) y una espada (spatha). Sus caballos no eran de tan buena calidad como la de los auxiliares, por las tareas que realizaban.

La Caballería legionaria cumplía funciones de exploración y enlace

La Caballería legionaria cumplía funciones de exploración y enlace

Estaban comandados por un Decurio, un rango de suboficial, y dependían de las órdenes del Legatus.

Al igual que los infantes, recibían la paga básica

Suboficiales

a. Cornicen (Cabo Especialista)

Eran quienes tocaban el corno, una especie de trompeta de la antigüedad. Se encargaban de realizar las órdenes sonoras a la Legión. Estas órdenes era por ejemplo, dirigir sonoramente las tropas durante los combates, marcar las cadencias de marcha, marcar las horas y toques durante el campamento (rancho, silencio, fajina, diana, etc.). Poseía el mismo equipo que el legionario común, salvo que su protección era una cota de mallas (lorica hamata). Un detalle distintivo era que estaba tocado por una piel de animal salvaje, generalmente un lobo.

Cornicen

Cornicen

Había uno por Cohorte, es decir 59 en la Legión imperial, y marchaban al frente de ellas. En caso de ausencia de otros subificiales también servían de asistente al Centurión.

Recibían paga 1.5 veces superior a la de tropa.

b. Tesserarius (Cabo de Guardia)

Era el soldado encargado de las guardias en el campamento. Los Tesserarius organizaban y comandaban por ejemplo las guardias nocturnas en campamento durante los acatonamientos o en épocas de guerra.

Tesserarius

Tesserarius

Su nombre proviene de la tessera único equipo diferente al del legionario, una especie de tableta de cera, donde se anotaba el santo y seña del día, para poder entrar al campamento.

Eran, al igual que los Cornicen, uno por Cohorte, en total 59, y también marchaban al frente de ellas. También recibían una paga y media.

c. Optio (Sargento)

Era el segundo al mando luego del Centurión, por lo que había también varios niveles de Optio, desde los segundos de Centuria, pasando por los segundos de Cohorte, hasta los segundos de la I Cohorte.

Podía ser designado por el Centurión o por sus compañeros, valorándose su valor, destreza militar y dotes de mando. Los Optiones (pl. de Optio) eran soldados vitales dentro de la estructura de las Legiones. En orden de marcha y de combate se colocaban siempre en la retaguardia de los legionarios (el Centurión iba al frente), para mantener el orden de las tropas. Las tareas que le eran encomendadas consistían en hacer cumplir las órdenes del Centurión, sucediéndolo en el mando de ser necesario, supervisar a las tropas y llevar tareas administrativas de la Centuria o la Cohorte. Se diferenciaba por el uso de dos plumas en el casco, visibles a los legionarios.

Optio (izquierda) junto a un Centurión (A. García Pinto)

Optio (izquierda) junto a un Centurión (A. García Pinto)

Estaba clasificado de entre los milites principales y poseía la categoría de duplicarius, es decir, estaba rebajado de tareas pesadas y cobraba doble paga. Aspiraba a ser nombrado centurión, y cuando había alcanzado la cualificación suficiente, recibía el título de Optio ad Spem Ordinis (Optio expectante de comisión). Había 59 en toda la Legión.

d. Portaestandartes (Sargento)

Siguientes en la línea de mando venían los portaestandartes, de los cuales habían también varias categorías.

El primero de ellos era el Signifer, era el que llevaba el estandarte (signum) de la Centuria o la Cohorte. Este estandarte era el emblema militar de la unidad, y un elemento importante como referencia visual en el campo de batalla. El estandarte generalmente venía acompañado de philarae (medallones), o también una mano humana abierta (manus) que significaba el juramente de honor de la unidad a Roma. Como se mencionó había un Signifer por Cohorte y Centuria, por lo tanto 59 en total y cobraban paga doble. Al igual que los Cornicen, usaban en combate una piel de lobo sobre su casco. También utilizaban un pequeño escudo llamado Parma en lugar del más grande scutum de sus compañeros, seguramente para mayor movididad.

Signifer

Signifer

El más importante de los portaestandartes era el Aquilifer, que llevaba el Águila de la Legión, el elemento simbólico más importante de la misma. Había uno sólo por toda la Legión, y era generalmente un soldado veterano, curtido y premiado por su conducta y valor. Aparte de servir como el referente simbólico de toda la unidad servía como custodio de los valores de la misma. Tenía una gran responsabilidad a cuestas, pues si el Águila se perdía en combate significaba una deshonra enorme para la Legión. Muchas veces las Legiones combatieron salvajemente para no ceder el Águila al enemigo, algunas veces de forma exitosa, como se nos cuenta pormenorizadamente el El Comentario de la Guerra de las Galias de César, y otras infructuosamente como en Carrhae o Teutoburgo.

Aquilifer y Signifer (A. García Pinto)

Aquilifer y Signifer (A. García Pinto)

El Aquilifer combatía generalmente con una capa de león u oso sobre su equipo, y utilizaban también el escudo más pequeño, el Parma.

Aquilifer (G. Embleton)

Aquilifer (G. Embleton)

El rango equivalente en la actualidad para este soldado en particular sería un Suboficial Mayor (el suboficial de mayor grado en la unidad), y era dentro de los rangos de suboficiales el mejor pago de toda la Legión. En épocas imperiales se creó una figura análoga, la del Imaginifer, que llevaba la imagen del Emperador.

Oficiales subalternos

a. Centurión

Entre la tropa y los oficiales superiores se encontraban los Centuriones. Este es el grado más estudiado de todos los que han compuesto una Legión, pero a su vez es el más complejo si queremos vincularlo con grados militares actuales. Para comenzar con las complejidades, basta señalar que el rango de Centurión no era un rango único.

Primero que nada, la definición estricta de Centurión es la del comandante de una Centuria, pero como se verá esta definición va un poco más allá. Es como se verá el rango táctico de mayor relevancia dentro de la Legión, los verdaderos responsables de la expansión del Imperio Romano por el mundo conocido.

Diversos tipos de Centuriones (G. Rava)

Diversos tipos de Centuriones (G. Rava)

Eran hombres que se distinguían del resto de los legionarios, por su sentido táctico y administrativo, por sus dotes de mando, disciplina, resistencia, capacidad de enseñar y templanza. Eran nombrados de acuerdo a esas capacidades por el Legado, a veces siguiendo la recomendación de la misma tropa.

Los Centuriones marchaban al frente ya a la derecha de su Cohorte/Centuria, liderando a los hombres desde la primera línea, por eso la proporción de bajas entre este rango era más elevada que en el resto de la tropa. Como se mencionó anteriormente estaba asistido por los suboficiales, el Optio que era el segundo al mando y marcha en la parte de atrás de la unidad; el Tesserarius, que organizaba las guardias, y el Cornicen que transmitía sonoramente sus órdenes al resto de la tropa.

Centurión (V. Vuksic)

Centurión (V. Vuksic)

En la Legión Imperial había 59 Centuriones en total. Había uno frente a cada Centuria, siendo el más veterano de ellos el comandante de la Cohorte. Cada comando de cada uno de los Centuriones reflejaba el rango que tenía dentro de la Legión. La primera Cohorte tenía 4 a su mando el Centurión más veterano de la Legión, el Primus Pilus, más cuatro Centuriones veteranos. Por contraste el Comandante de la 6ta Centuria de la 10 Cohorte, el Centurión más joven.

Rangos de Centurión (Connolly)

Rangos de Centurión (Connolly)

Por lo tanto los Centuriones podían clasificarse en los siguientes rangos, se pondrá una aproximación a un rango actual entre paréntesis.

  • Primus Pilus (Teniente Coronel): era el Centurión de mayor rango, uno sólo por Legión. Dependía directamente del Legatus.
  • Primi Ordinis (Mayor): eran los Centuriones que comandaban cada una de las restantes Centurias de la Primera Cohorte, 4 en total. Se dividían en orden por: Primus Princeps, Hastatus, Princeps posterior, Hastatus Posterior.
  • Pilus Prior (Capitán): eran los Centuriones que comandaban las restantes 9 Cohortes.
  • Ordinarii (Teniente): el resto de los Centuriones, 36 en total. Estaban divididos en orden por: Pilus Posterior, Princeps Prior, Princeps Posterior, Hastatus Prior, Hastatus Posterior.

Como equipamiento distintivo los Centuriones llevaban una cresta transversal en el casco, que los hacía identificables a la tropa, especialmente durante el combate. Además llevaban una armadura de cota de malla (lorica hamata) o de escamas (lorica squamata), en lugar de la laminar (lorica segmentata), muchas veces cubierta por phalerae (condecoraciones en forma de medallón) y torquex (pulseras colgantes). Cuanto más ornamentos tuviera, más veterano él Centurión y por ende mayor rango. Usaba además protecciones en las piernas (grebas). Portaba la espada corta reglamentaria (gladius) en el lado izquierdo en lugar del derecho, habitual en los simples milites, sujeta al cuerpo mediante un cingulus o cinturón con la funda del arma. Su símbolo de mando era un bastón de mando hecho de una rama de vid.

Centurión Primus Pilus

Centurión Primus Pilus

El Primus Pilus era por lo tanto el Centurión más experimentado, respondía directamente del Comandante de la Legión, y dependiendo de su veteranía podía cobrar un sueldo de hasta 16 veces más que el sueldo base. Era el rango que todo legionario quería llegar, pero era muy difícil acceder a él porque además de todas las capacidades necesarias para ser un Centurión, debía tener considerables habilidades educacionales y administrativas. El rango en principio sólo podía durar de uno a tres años, por lo cual el Primus Pilus podía obtener otras posiciones de privilegio incluso como oficiales superiores dentro de la Legión (Praefectus Castrorum), pudiendo llegar al mismo Orden Ecuestre.

Legionario saludando a un Centurión

Legionario saludando a un Centurión

Oficiales Superiores

a. Tribunos (Coronel/General)

Había seis de estos oficiales en la Legión, cinco del Orden Ecuestre y uno del Orden Senatorial. Estos eran:

Tribunus Angusticlavii (Coronel)

Eran los del rango ecuestre. Tenían tareas administrativas dentro de la Legión, sin mando táctico durante el combate, a pesar de poder tener experiencia militar.

Trinunos Laticlavii (General)

El tribuno de rango ecuestre, servía como segundo al mando de toda la Legión. En general este rango estaba reservado a jóvenes que necesitaban foguearse para seguir para seguir una carrera política en Roma, por lo tanto los conocimientos militares que aportaba a la Legión eran nominales.

Ambos se diferenciaban por las tiras de color púrpura en su toga, los tribunos de menor grado usaban tiras finas (angusticlavi), mientras que el de mayor rango una de tiras más anchas (laticlavi). Formaban parte del Estado Mayor del Legatus.

Tribuno Angusticlavio

Tribuno Angusticlavio

El equipo ya no era el estándar de la Legión, pues aquí los gustos personales influían en la elección del equipo, por lo general usaban una coraza de metal de una sola pieza y casco ático, cuanto más ricamente ornado el equipo mayor rango o más patricia la familia.

b. Praefectus castrorum (Coronel)

El Prefecto del campo (Praefectus castrorum) era el tercer rango en importancia dentro de la Legión, luego del Legatus y del Tribuno Laticlavius. Generalmente era un soldado veterano con mucha experiencia como un Centurión Primus Pilus retirado, elevado al rango ecuestre y reenganchado como evocatus. Por lo tanto era un puesto abierto a todas las clases sociales romanas (desde la clase baja se podía llegar a este cargo y así entrar en clases sociales más privilegiadas).

Las tareas que se reservaban al Prefecto del Campo eran las de la organización de lo referente al mantenimiento y organización del acuartelamiento de la unidad, tanto cuando estaba acantonada como en campaña. Asimismo tenía la tarea de velar por el estado del equipamiento de los legionarios, y ver que estos estén en forma, coordinando con el Primus Pilus no sólo el entrenamiento, sino la organización de las guardias y patrullas.

El equipo era similar al del resto de los oficiales superiores.

c. Legatus (General)

El Legatus es el comandante de la Legión, un hombre designado por el poder político, usualmente de las clases senatoriales patricias romanas. Era nombrado directamente por el Emperador, o el Cónsul en la época de la República.

Legatus junto a un Primus Pilus (G. Embleton)

Legatus junto a un Primus Pilus (G. Embleton)

Usualmente la persona elegida para el rango de Legatus había servido anteriormente como Tribuno Laticlavio (el de mayor rango) en la Legión, por lo cual tenía experiencia previa. Era un cargo muy rentable, pues usualmente el Legado se llevaba parte del botín que pudieran capturar las legiones.

Legatus al frente de su Legión (G. Rava)

Legatus al frente de su Legión (G. Rava)

Se diferenciaba del resto de los oficiales superiores por su coraza musculada más elaborada, y por su paludamentum (capa que se sujetaba al hombro) color escarlata. También tenía alrededor de su coraza un cincticulus, una banda de tela fina escarlata que se anudaba en arco alrededor de su cintura.

Legatus imperial junto a un Cornicen y un Imaginifer (N. Zubkov)

Legatus imperial junto a un Cornicen y un Imaginifer (N. Zubkov)

Conclusión

Esperamos que el artículo haya sido de vuestro agrado, y que sirva su cometido, es decir aclarar cómo era la organización dentro de la Legión romana, y qué paralelismos se pueden trazar con la de los Ejércitos hoy día.

Como podrán ver, hay muchas similitudes entre los rangos romanos y los rangos militares actuales, y es que en cierta medida, así como el mundo romano ha marcado la cultura occidental de una manera u otra, las Legiones Romanas marcaron la forma de ser militar por los siglos venideros.

Vídeos 

Bibliografía

Y. Le Bohec, El ejército romano: instrumento para la conquista de un imperio, Ed. Ariel, Barcelona, 2004.
A. Goldsworthy, El ejército romano, Ed. Akal, Madrid, 2005.
Connolly, Peter, The Roman Army, McDonald, Londres, 1978.
R. D’Amato et G. Rava, Roman Centurions 31 BC–AD 500, Osprey Publishing, Londres, 2012.
M. Simkins et G. Embleton, The Roman Army From Caesar To Trajan, Osprey Publishing, Londres, 1984
M. Windrow et A. McBride, Imperial Rome at War, Concord Publications Company, Hong Kong 1998.

3 thoughts on “Las Legiones Romanas. Organización y Rangos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *