post

Guerra psicológica. La radio como arma en la Segunda Guerra Mundial.

Una de las mejores armas utilizadas durante la Segunda Guerra Mundial, su objetivo eran las fuerzas armadas alemanas, su campo de batalla, las ondas radiofónicas.

El artífice de la guerra mental.

Denis Sefton Delmer nació en Berlín, Alemania. El padre de Sefton Delmer, Frederick Sefton Delmer, nacido en Hobart Tasmania, era profesor de literatura inglesa en la universidad de Berlín. Al inicio de la Primera Guerra Mundial lo internaron en campo de concentración de Rueblen como extranjero enemigo. En 1917 en un intercambio de prisioneros, Frederick Sefton Delmer y su familia fueron repatriados a Inglaterra. Sefton Delmer era educado en el Friedrichs Werdersche, la escuela Londres del St Pauls, y la universidad de Lincoln, Oxford, en donde obtuvo un segundo grado de la clase en idiomas. Después de la universidad trabajó como periodista independiente hasta que el Daily Express lo contrató como jefe de su nueva oficina de Berlín. Mientras en Alemania se hizo amigo de Ernst Röhm que arregló una entrevista siendo el primer periodista británico para entrevistarse con Adolf Hitler. En las elecciones de 1932, Delmer viajó con Hitler en su avión privado. Estaba también con Hitler cuando ocurrió el incendio del Reichstag. Durante este período Delmer fue criticado para ser un simpatizante nazi y por una época el gobierno británico pensó que él estaba a sueldo del régimen nazi. Delmer cubrió historias importantes en Europa incluyendo la Guerra Civil Española y la invasión de Polonia del ejército alemán en 1939. Delmer volvió a Inglaterra y trabajó como locutor para el servicio alemán de la BBC. En septiembre de 1940 fue reclutado para organizar la primera operación de guerra psicológica en la Alemania nazi. Su primera arma y gran éxito notable, era una estación de onda corta, Gustav Siegfried Eins.

delmer02

Sefton Delmer

Gustav Siegfried Eins. El objetivo.

Gustav Siegfried Eins era el nombre de una emisora de radio dirigida hábilmente por Sefton Delmer y basada en la propaganda negra, Delmer definió así sus objetivos:
«El objetivo de GS-1 (Gustav Siegfried Eins) es subversivo. Queremos propagar noticias inquietantes y perjudiciales entre los alemanes que los muevan a desconfiar de su Gobierno y a desobedecerlo, no tanto por nobles motivos políticos, sino por las normales debilidades humanas y a las que encantados proporcionaremos nobles excusas políticas. No buscamos la creación de un movimiento político en Alemania. No alimentamos a los idealistas. Nuestra política es un ardid publicitario. Fingimos que tenemos un grupo de seguidores activos a los que enviamos noticias y órdenes. El propósito de esto es proporcionarnos un programa político desde el que vender nuestra mercancía, por lo tanto no haremos ningún esfuerzo para ofrecer a nuestros oyentes programa político alguno.»

Particularidades 

Toda la operación GS-1, cuyo nombre en clave era G-3, estaba basado en un gigantesco truco. El objetivo era socavar el poder de Hitler no oponiéndose a él, sino fingiendo apoyarlo. Había que debilitar la maquinaria de guerra alemana no ganado a los alemanes para el bando aliado, sino poniendo a los alemanes contra sus propios compatriotas. Al adoptar un programa patriótico, las ideas subversivas podían camuflarse bajo la cobertura de ideales nacionalistas. El objetivo era despertar a ese «bastardo» interior al que se refería Hitler, a los oyentes se les ofrecerían los motivos patrióticos para hacer lo que querían hacer desde el principio por su propio interés, pero que no se atrevían hacerlo. Al valerse de un enfoque tan sutil y eficaz, como puede ser el patriotismo, no era necesario explicar las razones concretas, ni los detalles de la emisión. A los radioyentes se les darían los hechos pertinentes al caso, escogidos y no necesariamente exactos pero de tal forma que dedujeran de forma infalible y por sí mismos el motivo que buscaban.

GS-1 nunca intentó llamar u ordenar a sus oyentes la realización de algo. Estos oían, estudiaban las noticias o la historia que acababan de emitir y, entonces, por su propia voluntad hacer lo que Delmer había planeado que deberían hacer. Delmer lo definió como un «judo psicológico», puesto que se trataba de que las enseñanzas ideológicas del enemigo se volvieran contra él. Se trata de que el objetivo (los oyentes alemanes) haga o se abstenga de hacer ciertas cosas.

El aspecto más novedoso de GS-1, era que sus emisiones no se dirigían al pueblo común y corriente, su intención era crear la impresión de estar dedicadas a una audiencia selecta y secreta. El radioyente quedaba convencido de estar escuchando las comunicaciones de una organización militar clandestina que enviaba instrucciones, algunas codificadas, a las diferentes células que tenían en Alemania y los países ocupados.

PAZ30_4_Radio

La propia señal de identificación de la emisora -Gustav Siegfried Eins- contribuyó a crearle un aura de misterio. Delmer proponía a sus oyentes el decidir que podía significar GS-1. ¿Geheim Sender (emisora secreta 1)?, ¿General Stab (estado mayor 1).

Delmer y su equipo disfrutaban recibiendo de Alemania y de los países ocupados, informes sobre las más increíbles hipótesis. La idea de asignarle el número 1 contribuyó más si cabe al misterio, el número 1 significaba que había más emisoras con números distintos, de hecho, para confundir más aún, la emisora radiaba mensajes codificados a estaciones «Gustav Siegfried» que iban desde el número 2 al 18.

GS-1 no tenía una sintonía de identificación, como la que tenía la BBC con su resonante «V» en código morse pero Delmer conocedor de que los oyentes buscan una sintonía que define un programa de radio tuvo una genial, inspirada y tétrica idea. La Deutschlandsender, la emisora oficial de la radio alemana, tenía como sintonía la primera línea de una antigua canción popular que sonaba en el carrillón de la capilla de la guarnición de Postdam : «Üb immer Treu und Redlichtkeit», que en castellano es «sé siempre leal y honrado». Delmer eligió como sintonía para GS-1 la segunda línea: «Bis an dein kühles Grab», «hasta tu fría tumba».

Carrillón de Postdam

Carrillón de Postdam

Los periódicos alemanes y de los territorios ocupados servían de utilidad pero la información aportada era insuficiente, GS-1 necesitaba acceder a esa clase de cotilleo que se daba entre los oficiales de la Werhmacht y las SS cuando creían que nadie los oía. Esa información la consiguió mediante las transcripciones de los prisioneros de guerra y conversaciones grabadas en secreto a los prisioneros, no sólo con micrófonos en los barracones, sino incluso en los arboles de los jardines donde tenían permitido pasear. A parte de la información más o menos secreta que se pudieran sacar de las grabaciones, uno de los objetivos importantes era mantenerse al tanto de las evoluciones lingüisticas y de la jerga militar alemana, las cartas y diarios de los prisioneros o caídos en combate también eran una fuente inagotable de información.

Fuentes de información

Se daba el caso de la esposa de un industrial alemán, nacida en los Estados Unidos, que a menudo era invitada a las fiestas que organizaban los jefes nazis, esta mujer se escribía con una amiga de Nevada contándole con todo detalle cómo eran esas fiestas, sus cartas eran una mina de información personal y psicológica de la gente con la que se reunía. GS-1 pudo construir más de una historia gracias a estas misivas, por supuesto el material de información no era usado en bruto, siempre se «mejoraba» y disimulaba de tal manera que no pudiera identificarse el origen de la información.

El grueso de la información, provenía del Daily Digest con sus noticia radiofónicas alemanas que proporcionaba el servicio de escucha de la BBC y la del DNB (Deutsches Nachrichten Büro), la agencia de noticias alemana cuyo director de la oficina de Londres, olvidó el Hellschreiber, lo último en tecnología de teletipo inalámbrico, por lo tanto durante toda la guerra Gran Bretaña estuvo recibiendo los despachos de agencia del DNB, y lo que es más importante, las directrices del Ministerio de Propaganda de Goebels al mismo tiempo que la prensa alemana.

Hellschreiber

Hellschreiber

Al no estar sometidos a la censura, como los periodistas alemanes, GS-1 era capaz de transmitir las noticias adecuadamente modificadas antes de que los alemanes las leyeran en los periódicos e incluso antes de que las radios alemanas transmitieran las noticias.

El equipo GS-1

Una de las ideas de Sefton Delmer que tuvo más éxito provenía de sus tiempos como corresponsal en Berlín, se acordó de que en el circulo privado de Hitler, se le solía llamar Der Chef: El Jefe. Añadiendo un toque de ironía, se decidió que el jefe de la misteriosa organización que estaba detrás de GS-1, se haría llamar Der Chef. Algunas fuentes citan que el propio Delmer era Der Chef, pero en realidad no fue así, su voz era conocida en Alemania y si Delmer hubiera participado directamente, Gustav Siegfried Eins hubiera sido identificada inmediatamente como una radio británica.

Delmer le dio el papel de Der Chef al primer miembro que se unió a GS-1, se llamaba Peter Seckelmann, periodista berlinés y escritor de novelas policiacas.

Seckelmann llegó a Gran Bretaña entre 1937 y 1938, cuando estalló la guerra se alistó al Pioneer Corps, se ofreció varias veces como agente para ser lanzado en paracaídas y llevar a cabo sabotajes tras las líneas enemigas, pero su potencial principal era la propaganda, Delmer sabedor de esto lo reclutó para su equipo.

Pronto se unió al equipo Johannes Reiholz, ayudante y locutor suplente de Der Chef. En aquella época hubiera sido increíble que un supuesto oficial de alta graduación no tuviera un asistente.

El tercer miembro del equipo fue Max Braun, que estaba a cargo de la inteligencia, disponía de un extenso índice de fichas en las cuales había información y noticias de decenas de miles de alemanes, principalmente miembros del partido nazi, se encargaba de leer los periódicos y poseía la habilidad de extraer información utilizable en las noticias que aparentemente no aportaban nada.

larcfield

Larchfield, la mansión desde donde se emitía.

¿Cual era la descripción de El Jefe? Se trataba de hacer creer que era un oficial de alta graduación de la vieja escuela prusiana, un soldado profesional que ocupaba un alto cargo en la Wehrmacht. Hombre de autoridad y bien informado que hacía que mereciese la pena escucharlo, aunque también podía ser un terrateniente con una honrosa hoja de servicios en la I Guerra Mundial, en el fondo era un monárquico y manifestaría sus puntos de vista sobre los temas actuales de forma sarcástica, irónica y sin pelos en la lengua.

Der Chef 

Lo más importante era que este Der Chef era leal a Hitler y que compartía la visión del Fuhrer, pero mostraba su desdén hacia los funcionarios nazis que no tenían otro interés que su egoísmo. Tampoco atacaba a Goebels o Goering, a no ser que como Himmler ocuparan cargos principales de los servicios de seguridad. Der Chef atacaba a los jefes regionales, odiaba a los que en puestos seguros dilapidaban lo que en sangre le costaba a los soldados de la Wehrmacht, de hecho odiaba a casi todo el mundo, judíos y especialmente británicos, en su primera emisión dedicó a Churchill esta frase: «Bastardo pies planos de un viejo judío borracho».

Emitiendo

GS-1 sabía que para conseguir audiencia, era iniciar una campaña contra cualquier conducta inmoral, describiendo detalladamente lo que se condena. En consecuencia, el lenguaje de GS-1 se adornó con el más grosero de los vocabularios cuarteleros y las más gráficas descripciones. Un ejemplo «suave» contra Herr Fritzsche, que era el locutor de radio más famoso de la Alemania nazi:»Herr Fritzsche, puede ponerse bocabajo y tirarse pedos en el micrófono». Las supuestas prácticas y actos inmorales de los miembros del partido nazi, a los que se citaba con nombres reales o ficticios, se contaban con todo lujo de detalles sacados de libros de texto médicos y de los cuales era más empleados en asuntos de sexo, empleando para ello las descripciones más indecentes. Se trataba de emplear la pornografía para socavar la moral de su audiencia. La usaba para llamar la atención del oyente, tal como se hace hoy en día para llamar la atención sobre alguna revista o periódico que publican historias similares para aumentar sus ventas, en este caso se trataba de conseguir audiencia, pero se aseguraba que el locutor no disfrutara relatando los detalles obscenos de los excesos sexuales de los miembros del partido nazi; el locutor parecía asqueado por la depravación y perversión de los funcionarios nazis.

La pornografía era sólo el anzuelo para atraer oyentes, también se denunciaban los detalles de la corrupción de las altas esferas tales como el mercado negro, sobornos, destinos cómodos lejos de la línea del frente para los camaradas del partido llamados a filas, cartillas de racionamiento extra para los que estaban en puestos civiles e inmunidad ante las acusaciones por fraude en los suministros de la Wehrmacht entre otros. La intención era evidente, minar la confianza del alemán corriente en sus dirigentes, abrir una brecha de desconfianza entre los soldados, marinos y miembros de la Luftwaffe, los cuales eran calificados de «patriotas, honrados y valientes» y los «parásitos» del partido nazi que solo querían enriquecerse a costa del valor del Ejército alemán.

Al mismo tiempo, como no se mencionaban detenciones y castigos de estos delitos, equivalía a estimular a los oyentes y a las bases del partido a actuar del mismo modo ya que aunque la corrupción se denunciaba apasionadamente al mismo tiempo se contaba cómo se podían saltar las normas fácilmente sin temor a ser descubiertos y castigados. Para hacerlo más creíble, se contaban estas prácticas con lagrimas de cocodrilo afirmando que las fuerzas policiales no eran suficientes o que los archivos judiciales y policiales habían quedado destruidos en los ataques aéreos, ofreciendo la imagen de una policía impotente y estimulando, veládamente, que se cometieran delitos, corrupciones y malversación de fondos públicos.

Para ser convincente en esta tarea, había que poseer información de primera mano, Sefton Delmer que había sido corresponsal en Berlín y el primer periodista británico que había entrevistado a Hitler, poseía mucha información, de hecho en 1933 era una de las personas gratas para los gerifaltes nazis, lo cual le proporcionó no sólo obtener un conocimiento más preciso de la psicología alemana, sino sus planes, ambiciones y métodos.

Tras la caída de Francia, Delmer que era locutor de la BBC, contestó radiofónicamente a la oferta de paz realizada por Hitler a Gran Bretaña, dicha contestación le llevó al número 33 de la Sonderfahndungliste, la lista de las personas a las que habría que detener cuando Alemania conquistase Gran Bretaña. Una de las frases de la contestación de Delmer, fue: » Herr Fuhrer y Reichskanzler, le devolvemos su oferta de paz directamente a usted, justo en su boca que apesta a maldad». La cual provocó una reunión de la BBC en la cual citaban: «Delmer es magnífico al micrófono, pero habría que revisar antes sus guiones.»

La primera emisión ocurrió el 10 de mayo de 1941, fecha en la que Hess llegó a Gran Bretaña, la propaganda oficial británica por alguna extraña razón no hizo uso de esa oportunidad única para conseguir una ventaja política, pero GS-1 se lanzó al ataque y Der Chef dijo:» Hess fue uno de nuestros buenos camaradas en los tiempos de los Freikorps, pero como el resto de esta pandilla de maníacos, megalómanos, enchufados y bolcheviques de salón que se llaman asi mismos nuestros líderes, él no ha podido conservar la calma en medio de una crisis. En cuanto ha descubierto el lado oscuro que hay más allá, ha perdido completamente la cabeza y ha volado para arrojarse, y a nosotros con él, en brazos de Churchill, para quedar a merced de ese bastardo pies planos de un viejo judío borracho. Y además sin fijarse en absoluto en el hecho de que es el portador de los más inapreciables secretos que ahora los británicos le sacarán tan fácilmente como si fuese la chapa de un botellín de Berlin Weissbier.»

Las emisiones solían comenzar 7 minutos antes de cada hora, ampliándose hasta 12 minutos antes de cada hora y su discurso era el de los alemanes patriotas que estaban preocupados por el modo tan lamentable en el que los subalternos del partido nazi y las SS gobernaban el país, el ayudante repetía cada 45 segundos el indicativo de llamada: «Aquí Gustav Siegfried Uno, le precedía la sintonía: «Bis an dein kühles Grab», «hasta tu fría tumba» y luego un mensaje tipo: «Llamando Gustav Siegfried 7, un mensaje para Gustav Siegfried 7» al que seguía un sencillo código numérico que los servicios de seguridad alemanes podían descifrar fácilmente y que podía decir: «Willy reunir Jochen Viernes fila cinco butacas segunda sesión Union Cinema». Había cientos de Union Cinema en Alemania y con este mensaje se lograba que cientos de miembros de la Gestapo se pasaran la tarde del viernes intentando detener a unos tales Willy y Jochen por toda Alemania.

stop-search

Una vez dictada la orden en código, el ayudante anunciaba: «Ahora hablará El Jefe.»

Der Chef empezaba respondiendo a las preguntas, que supuestamente, le habían enviado después de la anterior emisión, al terminar con las preguntas preparadas, ofrecería sus puntos de vista en temas actuales.

Tras la invasión de Rusia por parte de Alemania, GS-1, estaba en plena forma. Despotricaba contra los bolcheviques de Moscú y contra los del partido nazi. Cuando las cosas iban mal le echaba la culpa al partido, aunque nunca hablaba de nazis por que sonaba demasiado a propaganda. El mensaje implícito era: «Nuestros valientes soldados mueren congelados en Rusia por culpa de la chusma del partido, que se ha retrasado a la hora de enviar la ropa de invierno que ya estaba preparada por que buscaba un beneficio mayor. Estos mismos cerdos se lo están pasando de maravilla haciendo su agosto en trabajos fáciles lejos de los peligros del frente y la escasez.»

También ofrecía a los alemanes corrientes excusas convincentes para cualquier incumplimiento de los deberes habituales: ¿Por qué tengo que soportarlo todo cuando esos cerdos del partido se están librando de todo? El Jefe detallaba todas las corruptelas de los jefes del partido, para que así los oyentes pudieran hacerlas también.

El otro mensaje igual de importante era: » El Ejército está contra el partido, el Ejército está contra las SS, el Ejército está contra la Gestapo.» Este mensaje se convirtió en una leyenda, de hecho se convirtió en un quebradero de cabeza cuando al finalizar la guerra, los aliados intentaron demostrar que el Ejército alemán apoyó a Hitler en todo momento.

Las emisiones siempre terminaban de esta forma: «Esto es todo por ahora. Volveré a repetir lo anterior, si todo va bien, todas las horas siete minutos antes de la hora en punto.»

roosvelt

Engañando a tus aliados 

Uno de los peligros que tiene una operación de guerra psicológica con éxito es que no solo puedes engañar a tus enemigos, sino también a los de tu propio bando. Y esto mismo le sucedió a Gustav Siegfried Eins.

Después de haber estado emitiendo durante unas semanas, la embajada estadounidense en Berlín informó de un importante aumento de la animadversión que el Ejército tenía al partido nazi. La prueba era rotunda: había una emisora de radio en la que hablaba un oficial desconocido al que se referían como Der Chef y que atacaba a ciertos sectores del partido. La audiencia crecía y las autoridades eran incapaces de acabar con la emisora. El informa añadía que la Wehrmacht la apoyaba en secreto.

El equipo de GS-1 estaba encantado pero crearon un problema: se temía que estas supuestas manifestaciones de una oposición contra Hitler animarían a los Estados Unidos a no comprometerse en la guerra, dicha actitud era comprensible, ¿por qué entrar en guerra si una de las opciones era que los alemanes se enfrentaran entre ellos?

Gran Bretaña decidió contarle al presidente Roosvelt la operación GS-1 y David Bowes-Lyon llamó al presidente y le contó el secreto, bajo el compromiso de que éste seguiría siendo secreto. Según se cuenta, a Roosvelt le divirtió mucho la historia pero su concepto de secreto era algo más amplio que el de los británicos y al cabo de unos días Gustav Sigfried Eins era la comidilla de Washington.

Fin de emisión 

Tras la indiscreción de Roosvelt, en Berlín rápidamente sospecharon de GS-1 como una emisora británica. El servicio de radiogonometría pronto descubriría su localización. La reichsrundfunk (la principal red de emisoras alemanas) la desveló, pero pocos oyentes lo creyeron. Los rumores no dejaban de circular por Alemania sobre su verdadera localización, hasta que el 20 de julio de 1943, Der Chef habló sobre el tema: » Primero emitimos desde Rusia, luego, cuando no se nos oyó durante una semana, caímos estrellándonos contra el pavimento de la Friedriechstrasse, la culpa seguramente de la RAF, por que todos nos rompimos el cuello. Entonces, esos tontos del culo nos localizaron en un camión de mudanzas en Holanda mientras nos seguían al mismo tiempo en un barco por las costas de Noruega. Después, según el doctor Goebels, estábamos en Escocia. Dentro de poco estaré con los judíos pies planos en el norte de África estadounidense».

Al Jefe le prepararon una despedida trágica, un brillante fin de escena radiofónica: el ruido de una puerta que se rompe a golpes, disparos de armas automáticas y un: ¡Os pillé, cerdos!».

Gustav Siegfried Eins transmitió durante unos treinta meses y su audiencia nunca disminuyó pero llegó el momento de terminar con las emisiones, había nuevos proyectos y más ambiciosos.

fuera de emisión

Wehrmachtsender Nord

Tras el éxito de Gustav Siegfried Eins, Sefton Delmer que siempre quiso emitir boletines de noticias, mezclando la verdad con mentiras preparadas, intentó dar ese enfoque con Wehrmachtsender Nord, una emisora para militares.

El objetivo

El objetivo de esta emisora eran las unidades alemanes situadas en Noruega y fingía ser una emisora de una unidad allí instalada.

Su objetivo era ofrecer noticias de la patria a los soldados alemanes de esa zona, esperaban que civiles curiosos quisieran saber cómo es la vida y ambiente militares la sintonizaran, los fines principales eran atacar la moral del ejército alemán ofreciéndole un retrato deprimente de las condiciones en el interior de Alemania y convencer a los civiles de que el estado de ánimo y los soldados estaban afectados por lo que sucedía en el interior del país.

El material de la emisora provenía de los despachos del DNB (Deutsches Nachrichten Büro) equivalente alemán de la BBC, que recibían del Hellschreiber antes de que aparecieran en la prensa alemana, al añadir unos pocos detalles o quitando unas pocas frases de los despachos originales, se ofrecía una imagen desoladora de las condiciones de vida en Alemania, al negar rumores les daban publicidad, al informar detalladamente de las sentencias se mostraba como saltarse las normas, una buena cantidad de estas noticias eran buenas en sí mismas y muchas podían contarse aludiendo indirectamente a ellas. El caso típico de esta técnica es el asunto sobre el desmentido de que los trabajadores traídos del norte de África son negros. Eran, como la emisora dijo, «colonos franceses de piel oscura».  Otro objetivo era ridiculizar y animar al odio a los altos funcionarios nazis. Se hacía mediante la unión de varias noticias diferentes. Así, las noticias sobre las duras condiciones del frente, de los ataques aéreos británicos se mezclaban con la de los viajes y fiestas que hacen con dinero público los Gauleiter locales.

Las noticias dedicadas a las tropas en Noruega insinuaban:

1- Que en su composición, armamento y equipo eran inferiores a los enviados a los frentes verdaderamente importantes.

2-Que eran un ejército de inútiles para el servicio militar, tropas no lo suficientemente buenas para servir en el frente del Este.

3-Que la guerra en Noruega, no era una guerra en absoluto, sino una guerra de mentira, una «Sitzkrieg».

4-Les advertían del peligro de volverse militarmente eficaces: a los buenos soldados se les envía al frente oriental. Había que hacerles ver que sus enemigos son los gerifaltes nazis, los alemanes que están en mejores condiciones que ellos antes que en los aliados que los combaten. Les animaban la sensación de que sus dirigentes y superiores les habían traicionado, además del deseo de desertar o rendirse.

Soldados destinados en Noruega, el objetivo de la emisora.

Soldados destinados en Noruega, el objetivo de la emisora.

Éxito y fracaso 

La emisora empezó a emitir en diciembre de 1941, el mismo Delmer pensó que la emisora no funcionaba correctamente y al cabo de nueve meses dejó de emitir, pensaba que no sonaba bien porque los programas se grababan y luego se emitían, a Delmer no le gustaba ese sonido «enlatado», otra razón de peso era que las emisiones apenas se oían en Noruega. La Armada Real envió un destructor a comprobar la calidad de recepción. El informe dio un resultado negativo del 100%.

Aún así, la operación no fue un fracaso absoluto, ya que el equipo adquirió experiencia a la hora de manipular noticias y un objetivo que ni Delmer había imaginado; Los servicios de inteligencia alemanes habían escuchado atentamente las emisiones, el hecho de que los británicos tuvieran una emisora exclusivamente para Noruega era de lo más revelador: parecía confirmar la convicción de Hitler en ese momento de que el desembarco aliado tendría lugar allí, eso y las audaces incursiones de los comandos en Vagso y Lofoten en 1941.

Deutscher Kurzwellensender Atlantik 

Justo antes de las navidades de 1942, a Delmer le ofrecieron la oportunidad de crear una emisora que pudiera emitir boletines de noticias en directo, Delmer tuvo una revelación: «Atlantik», cuyo nombre en clave era G-9.

La supervivencia de Gran Bretaña estaba amenazada por los submarinos alemanes y el Almiraztango británico iba a defender cualquier proyecto que redujese la amenaza submarina, incluida socavar la moral y promover el sabotaje.

La idea era crear una emisora a semejanza de las emisoras militares alemanas con noticias en directo y música ligera. Atlantik iba a convertirse en una pesadilla para cualquier submarino alemán. Aunque la operación Atlantik estaba bajo control de Delmer, necesitaba de la ayuda de la rede de agentes de información que operaban con la Resistencia. Iban a ser primordiales en la información.

Pero antes había que hacerse con el control de «Aspidistra».

Aspidistra o «7890» era el nombre en clave del transmisor de onda media de 600 Kw que había cerca de Crowborough y era el más potente de Europa. Podía ahogar la voz de cualquier emisora de radio enemiga e imponer su emisión.

Aspidistra 

Al principio el transmisor estaba bajo control de la BBC e inevitablemente la BBC la consideró de su propiedad. El 21 de julio de 1943, Delmer fue a por Aspidistra, a lo que luego se le unieron la Junta de Estado mayor y la BBC, se intercambiaron muchos informe, algunos falsos, y aparecieron algunos tráficos de influencias, a Aspidistra le salieron muchos pretendientes. A Delmer le costó cinco meses hacerse con Aspidistra, una vez en sus manos, un transmisor de radio se convirtió para Alemania en una pesadilla.

Aspidistra

Aspidistra

Objetivos 

El objetivo según una directriz redactada en octubre de 1943, es socavar la moral de las fuerzas armadas alemanas que están en Europa occidental, sobre todo la de las tripulaciones de submarinos que operan en el Atlántico, inquietando sus ánimos sobre las condiciones de vida en sus hogares, quebrar su confianza en su armamento y en sus dirigentes, y ofreciendo explicaciones razonadas para una baja disciplina e incumplimiento general de los deberes militares y cuando sea posible alentar la deserción. Es fundamental ganarse la confianza y el interés de los militares alemanes que escuchan la emisora ofreciéndoles informaciones sobre hechos actuales, además de entretenimiento con buena música de baile, algo que ya no encuentran en las radios del III Reich.

Los preparativos 

A diferencia de la BBC, Atlantik no tendría periodistas ingleses que redactasen las noticias, no hay que olvidar que GS-1 era un programa grabado, Atlantik emitía en riguroso directo, y las charlas en inglés para después traducirlas al alemán, todo tenía que escribirse en alemán y para alemanes, el lenguaje empleado tenía que ser fácil de escuchar para los alemanes, se prohibió las frases largas del alemán clásico que siempre terminaban en verbo, un equivalente al castellano sería, el uso de sinónimos cultos para definir algo normal o corriente.

El personal que radiaba las noticias eran en su mayoría prisioneros de guerra y desertores de las tres armas de la Wehrmacht, aunque el mayor número provenía de la Kriegsmarine, no obstante el objetivo principal eran los submarinos.

Tripulación submarino

Atlantik se hacía pasar por una emisora dedicada al entretenimiento, puesto que fingía ser una emisora de la Wehrmacht no podía utilizar pornografía como en anteriores operaciones, para atraer oyentes se utilizó una música prohibida en Alemania, el jazz. Atlantik sabía que muchos jóvenes alemanes, sobre todo los de uniforme, querrían escucharlo de nuevo. Para hacerlo más atractivo se hizo un jazz americano con sabor alemán, se utilizaban los grandes éxitos del jazz americano y se les ponía letra en alemán. La banda que interpretaba el jazz era alemana, había sido hecha prisionera por el Octavo Ejército en África, la orquesta era dirigida por Henry Zeisel y estaban encantados de volver a tocar música para la Wehrmacht, el otro proveedor de jazz era la banda de los Royal Marines.

Se escribieron numerosas canciones y se elegía cuidadosamente para determinar qué temas eran más atractivos a los militares alemanes, muchas de estas canciones eran interpretadas por artistas famosos como Marlene Dietrich, en realidad cuando Marlen grababa estas canciones creía que las hacía para «La voz de América» y no supo la verdad hasta después de la guerra. También se emitían los éxitos musicales que había en Alemania en ese momento, los conseguían a través de Estocolmo mediante una lancha torpedera.

Marlene Dietrich

Marlene Dietrich

Emitiendo 

Atlantik emitía sin interrupciones desde las 18:30 a las 08:00 horas, ponía música de baile continuamente con interrupciones para noticias de última hora y otras más extensas. Los boletines de noticias duraban entre 15 y 20 minutos, consistían en reportajes del frente, del interior de Alemania y de los aliados, en las que se incluía la información extraída del DNB de Londres, así como otras noticias debidamente manipuladas con fines subversivos y noticias falsas aunque posibles e invenciones sobre maravillosas armas que iban a entrar en acción, donde es posible que este el origen de muchos mitos sobre la 2ª Guerra Mundial. En las noticias auténticas se incluían siempre historias de interés humano, así como una sección de deportes perfectamente informada que le daba credibilidad.

Se consiguió una tapadera útil al fingir una conexión simultánea con la Soldatensender Mittelmeer, una emisora auténtica que emitía desde los Balcanes.

Las noticias se presentaban sin emoción alguna y sin comentarios salvo las noticias que representaban a la armada y en la que la actitud del locutor era la de un hombre que defendía los intereses de los marinos corrientes. Las crónicas habituales incluían advertencias a los tripulantes de submarinos sobre mandos incompetentes y temerarios, felicitaciones familiares e informes de los daños de los ataques aéreos calle por calle, ante esto último seguía una mención a la orden del Alto Mando alemán que daba derecho a todos los miembros de las fuerzas armadas a un permiso especial si han recibido noticias de que sus hogares habían sido bombardeados.

Todo el programa se emitía en directo lo que permitía a la emisora, ofrecer a sus oyentes un servicio de noticias actualizado en la que se incluían exclusivas de la radio oficial alemana.

Atlantik ofrecía música de primera categoría, los oyentes preferían esta emisora antes que la BBC u otras emisoras alemanas similares.

Lo sabemos todo 

Cuando un submarino partía, la Resistencia ya había transmitido mediante sus redes de agentes toda la información que concernía al submarino, Atlantik enviaba felicitaciones familiares y canciones dedicadas a los tripulantes, muchas de ellas dedicadas con nombres propios. Los interrogatorios de prisioneros también aportaban información sobre aniversarios de boda de otros tripulantes así como fechas señaladas en lo personal. Sirva de ejemplo lo que comentó un miembro de una tripulación de submarino cuando fue capturado: «Hemos navegado bajo el secreto normal, silencio estricto durante dos días, la sorpresa fue cuando ya en alta mar Atlantik nos dedicó una canción a todos los tripulantes del submarino que se encontraba en las Azores. Fue una sensación bastante desagradable. Sentir que te vigilan de esa manera, de que el enemigo sabe exactamente dónde estás».

UboatUnderAttack

Uno de los golpes más demoledores a la Kriegsmarine fue cuando se descubrió que los mercantes armados alemanes y buques de guerra alemanes y que fondeaban en el estuario de Garona, iban a romper el bloqueo naval británico y navegar rumbo a Japón, la voz aterciopelada de Vicki, una de las locutoras de Atlantik, dijo: «Y ahora a petición especial de los camaradas que van a forzar el bloqueo y que se aburren como ostras en Garona, voy a poner una pequeña selección de música de nuestros aliados orientales». Después venía, como describió uno de los marineros, uno de los más horribles popurrís de discos japoneses, luego seguía una noticia de la Luftwaffe en la que citaban la dificultad de proporcionar cobertura aérea durante la salida hacia el Japón. El resultado fue devastador para la moral de la marina alemana.

Uno de los miembros más valiosos de Atlantik respondía al nombre de Mander, que había sido tripulante de submarinos, en el que se comentaban métodos para retrasar la salida de un submarino, como sabotearlo pero que pareciera una avería, por supuesto Atlantik no incitaba al sabotaje, tan solo se limitaba a describir minuciosamente los actos de sabotaje, cualquier oyente con un lápiz y un papel podía hacer el resto.

Características

Para proteger la fachada alemana, algo que no pudo ser ya que se averiguó rápidamente que era una emisora británica, se utilizaba el lenguaje de Goebels, los ataques aéreos eran los «ataques del terror» y los pilotos de la RAF y la AAF eran los «aviadores del terror» y los aliados eran «el enemigo» al que se le calificaba con todos los exabruptos de moda en Alemania y aunque los discursos de Hitler y Goebels se retransmitían en directo, no se pudo encubrir que era una emisora británica.

Aún así y con todo, la Wehrmacht no dejó de escuchar Atlantik, emisora enemiga o no tenía un punto de vista patriótico, ponían buena música, sabían de lo que hablaban y conocían los miedos y preocupaciones de los soldados y que ellos no se atrevían a mencionar.

Una de las reglas estrictas sobre Atlantik era; primero ser exacto, nunca se debe mentir por accidente, ni por dejadez, sólo a propósito. Esta norma se aplicaba rigurosamente en las noticias del campo de batalla, Atlantik era siempre la primera emisora que informaba sobre los distintos frentes, anticipándose a las noticias alemanas. Esto les aseguraba una buena audiencia, sobre todo por que los detalles de la noticia eran ciertos en su totalidad, tras las primeras noticias que eran ciertas, se mezclaban noticias falsas o debidamente tergiversadas, al recibir primero noticias verdaderas el oyente consideraba que el resto también eran ciertas.

xf04e0B

La sección de la que todos los soldados esperaban noticias ansiosos era la de los bombardeos, aquí no se mentía, se contaba toda la verdad. Gracias a las fotografías de reconocimiento se sabía que zonas residenciales habían sido alcanzadas por los bombardeos, en las oficinas del S.O.E. (Organismo de coordinación de la Resistencia en Gran Bretaña) tenían a varios agentes examinando las fotografías y detallando calle por calle y capaces de señalar viviendas individuales, los lugares alcanzados. Después se emitían las direcciones, con el consiguiente resultado desmoralizador para las tropas alemanas.

Atlantik emitía en las bandas de onda corta de 30,7 y 48,3 metros, la credibilidad de Atlantik no dependía de su capacidad de convencer al oyente de que era una emisora alemana, sino de demostrar de que sabía de lo que hablaba, de que su información era fiable y actualizada y de que sus noticias, no todas, estaban fundadas en la verdad.

Existían varias emisoras cada una con sus particularidades como por ejemplo Calais o West, otra era la Radio de los trabajadores alemanes y su objetivo era la conspiración, G-7 la emisora del «sacerdote alemán» en la que se hacía creer que era el Vaticano quien emitía, en esta emisora no se mentía y se informaba de las atrocidades nazis, su locutor era un sacerdote austriaco católico de nombre padre Andreas. G-10 era una emisora para las Waffen SS, las emisoras para italianos, numeradas como W-1 a W-6, la W era de “wop”, nombre peyorativo en inglés para los italianos.

Una emisora en lengua alemana llamada «Astrologie und Okkultismus». La idea era tener en los estudios a un presunto médium, que recibiría mensajes de los soldados muertos para transmitirselos a las familias, naturalmente los mensajes no iban a decir, «He muerto con honor por el Fuhrer o los ideales del partido» sino que serían algo más tétricos.

El problema es nunca llegó a emitir pero no por los espíritus de los soldados caídos en combate, resulta que la actriz que iba a interpretar el papel de médium no podía contener la risa y sólo se grabaron unos programas. Ninguno se emitió.

Atlantik dejó paulatinamente de emitir tras el dia D y el 1 de mayo de 1945, cesó su emisión. La misión había sido cumplida y con éxito.

V.E-Day-Graphics-48

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.