post

Ninjas, detrás de la máscara.

Origen y descripción 

Los orígenes del Ninjutsu se datan del 500 al 300 A.C. y están vinculados, con todo lo referente a las artes marciales, a fuentes chinas. Una traducción del Ninjutsu podría ser “arte del sigilo”, que es un término utilizado en el Bujutsu, el arte de hacer la guerra. Esta definición, sin embargo, identifica solamente una de las características y funciones del Ninjutsu.

Las funciones del ninja pueden representarse por lo general como la infiltración en ambiente hostil, sabotajes, asesinatos y la huida en caso de completar una misión con éxito, vendrían a representar pues, a las modernas fuerzas especiales de hoy día. Podemos dividir sus acciones en tres tipos de categoría principal:

  • La infiltración, el espionaje y todas sus actividades asociadas.
  • El asesinato, la subversión y la destrucción de las defensas enemigas.
  • La acción en campo de batalla, incluidas operaciones de combate en cualquier forma, desde encuentros en campo abierto hasta emboscadas tanto a personas desarmadas como a contingentes armados.

Los ninja, por tanto, eran a menudo criminales que ofrecían sus servicios como espías, asesinos y saboteadores a los grandes y pequeños señores del Japón feudal. Se les contrataba cuando había que realizar determinadas tareas “deshonrosas”, que el guerrero limitado por su código del Bushido no podía llevarlas a cabo abiertamente.

are-you-a-ninja-aug-23-2012-1-600x400

Organización

Los ninja formaban familias y eran microcosmos fuertemente unidos y bien integrados en estructuras mayores, siguiendo el antiguo modelo de pertenencia al clan. Un clan ninja estaba compuesto por:

  • Jonin, el líder que formulaba los planes, negociaban alianzas y estipulaban contratos.
  • Chunin, sublíderes encargados de hacer cumplir las órdenes.
  • Genin, los agentes, el ninja propiamente dicho.

Un hombre nunca se unía a un clan ninja para formar parte de él. Tenía que haber nacido dentro de la profesión. Las artes, las técnicas y las armas de cada familia, de cada grupo se mantenían en el más estricto secreto, transmitiéndose entre padre e hijo y dentro de la máxima discreción. La revelación de secretos del Ninjutsu a personas no autorizadas se castigaba con la muerte.

Los libros y documentos, “torimaki”, relativos al patrimonio, las artes y las técnicas del Ninjutsu eran considerados tesoros familiares secretos que cada generación tenía la responsabilidad de conservar y transmitir a la siguiente.

Torimaki

Torimaki

Fuertes gremios ninja se asentaron firmemente en Kioto, que de noche era gobernado por ellos, llegando a instalarse en la zona hasta 25 grandes centros durante casi 150 años. La mayoría de estos centros estaban situados en las provincias de Iga y Koga.

En el recuadro rojo las provincias de Iga y Koga

En el recuadro rojo las provincias de Iga y Koga

La mujer ninja. Kunoichi.

La misión principal de una kunoichi sería siempre la información, al tratarse de mujeres estas tenían ciertas ventajas  sobre sus compañeros masculinos, se las consideraba mas inteligentes y su naturaleza las hacía mas observadoras.

Por lo general se infiltraban como criadas o servicio doméstico en las casas de los señores que se convertían en su objetivo. Su misión era escuchar las conversaciones que se daba en su entorno y extraer la información principal necesaria; distribución tanto exterior como interior, defensas exteriores e interiores, puntos sensibles y número y tipo de guarnición militar.

La red de mensajes entre la kunoichi infiltrada y el clan se realizaba a través de niñas, los puntos de encuentro se elegían entre mercerías, tiendas de telas, lugares poco o nada frecuentados por hombres.

En el Japón feudal las mujeres, al contrario que en otras culturas, gozaban de una gran libertad de movimiento, lo cual permitía a la kunoichi mas capacidad de acción que su homólogo masculino. Las profesiones mas utilizadas en sus misiones solían abarcar desde la prostitución, artistas de teatros ambulantes a simples transeúntes, incluyendo su modus operandi habitual que era el de criadas o servicio doméstico.

Aunque se tiene una imagen de estas mujeres como una especie de viuda negra seductora que asesinaba a su víctimas tras seducirlas, esta imagen fue realizada posteriormente a través del cine y la literatura moderna, aunque conociendo la psicología práctica de los ninja no es descartable que se produjera algún tipo de acción de este tipo. De todas formas y ciñéndonos a las pruebas y documentos históricos, en la obra “Bansenshukai”, escrita en 1676 por Yasuyoshi Fujibayashi y compuesta por 22 volúmenes, no se mencionan este tipo de acciones por parte de las kunoichi, sin embargo es prolijo en la descripción de las misiones encomendadas a estas mujeres, el espionaje.

Bansenshukai de 1676

Bansenshukai de 1676

No nos engañemos, aún así la mujer ninja era adiestrada en el combate al igual que sus compañeros masculinos y gozaba de ciertas ventajas psicológicas que sus compañeros no tenían. Ante un ataque ninja exterior a una fortaleza, la kunoichi operaba igual que un ninja en combate reduciendo las fuerzas enemigas desde el interior, lo que las hacía más peligrosas que sus compañeros masculinos.
Imagen idealizada de una kunoichi

Imagen idealizada de una kunoichi

El uniforme ninja

Hay que resaltar que la imagen actual que tenemos del ninja vestido de negro, se debe a representaciones teatrales muy recurrentes en Japón, donde se representa a un personaje totalmente de negro, por lo general una marioneta, donde el vestir a este personaje de negro daba la información al espectador de que este personaje era invisible al resto de personajes. Por tanto la imagen del ninja cinematográfico o del cómic es más bien fruto de la ficción que de realidades históricas.

Ya hemos explicado anteriormente que una de las finalidades principales del ninja era el espionaje, la infiltración, por tanto no tiene mucho sentido que un hombre destinado a este tipo de misiones vistiera de negro totalmente, en realidad el color más apropiado sería el azul oscuro, que es el color que pasa más desapercibido en operaciones nocturnas. Por tanto, en la mayoría de los casos, el ninja iría vestido de campesino, monje, trovador o vagabundo, su misión era pasar desapercibido en el entorno donde operaba.

Aún así la vestimenta del ninja para el combate era muy sencilla y estaba diseñada para cubrir las necesidades de movimiento del ninja, nada de cordones o lazos para evitar posibles enganches en objetos mientras se movían o escalaban.

La chaqueta, shitagi, era muy similar a las que se utilizan hoy en día para la práctica de artes marciales, la prenda de pantalón,kobakama, era la utilizada por el samurái cuando montaba a caballo, los cuales vestían junto con unos calcetines llamados tabi y unas sandalias llamadas waraji, la diferencia principal era que el ninja utilizaba un trozo de tela para ocultarse el rostro, ya que debido a que sus funcionas principales eran las del espionaje, no interesaba que su rostro fuera reconocido. Sobre toda esta vestimenta se solía llevar un tipo de armadura ligera.

Ninja_Gear

Armamento y técnicas

Como hemos mencionado anteriormente, los torimaki, contenían todo el saber y el conocimiento en armas y técnicas de un clan. Contenían las instrucciones relativas a aquellas técnicas de combate con las que deberían familiarizarse y dominar, incluidas las artes marciales tradicionales del Japón, a saber: el tiro con arco, la lancería y la esgrima. A su vez los ninja adaptaron hábilmente el uso de estas artes para que sirvieran a sus propósitos y sus métodos de actuación.

Kyujutsu, el arte del arco, al contrario que los samuráis que utilizaban arcos largos, los ninja adaptaron un arco de corte fácilmente desmontable.

ninja bow

La lucha con lanzas, los ninja idearon métodos para reducir telescópicamente las lanzas, con sorprendentes resultados cuando se extendía del todo súbitamente, llegando a destacar por los métodos nada ortodoxos del manejo de la lanza (bisento).

Kenjutsu, el arte de la espada, los ninja eran maestros en la técnica del iaijutsu, que les permitía desenvainar espadas y puñales  con una rapidez asombrosa. Eran auténticos maestros en el uso de espadas cortas (wakizashi), puñales(tanto) y cuchillos tales como el ko-gatana y el kozuka con mayor eficacia a largas distancias.
  • Wakizashi

    Wakizashi

  • Tanto

    Tanto

  • Kogatana

    Kogatana

 

Kozuka

Kozuka

Shurikenjutsu, la técnica más famosa del ninja, las shuriken o “agujas” solían guardarse en una faja que podía contener hasta cinco de estos mortíferos proyectiles, y podían arrojarse en rápida sucesión, en cualquier posición, con cualquier luz y a distintas distancias. Dentro de la técnica shurikenjutsu entraba el lanzamiento de puñales y cuchillos, lo que convirtió a esta técnica en una habilidad plenamente desarrollada. La shaken (el singular de shuriken) tenía forma de disco estrellado con muchas puntas afiladas irradiando de un centro sólido. Estos afilados proyectiles solían arrojarse con un rápido movimiento de muñeca que las enviaba girando sobre sí mismos hacia su objetivo, que a menudo no se percataba hasta que era demasiado tarde.

  • shuriken3

Toiri-no-jutsu, se trataba de la técnica de la infiltración en castillos, fortalezas y cuarteles enemigos.

  • Infiltrado

Como curiosidad existía una sub-técnica denominada chikairi-no-jutsu que adiestraba en la infiltración en las líneas enemigas en campo de batalla abierto. La habilidad para penetrar en bastiones enemigos, su principal función, se basaba en su conocimiento de la psicología práctica, así como en su dominio de una verdadera e impresionante colección de elementos de escalada, ganchos con cuerdas, escaleras flexibles, púas para las manos que también podían ser usadas como armas. Además solían llevar tubos y pieles hinchables de modo que podían permanecer prolongados periodos de tiempo bajo el agua o cruzar fosos, canales y pantanos con relativa facilidad.

Ninja_011 Ninja_012

Jujutsu, la lucha sin armas predominaba en su forma más práctica aunque se especializaron en el método koppo, siendo eficientes en la rotura de huesos, lo cual les permitía huir más fácilmente de sus adversarios.

Los ninja, sin embargo, tenían también una amplia colección completa de armas especializadas para su uso exclusivo, cada una con su método de empleo particular muy desarrollado. En su arsenal había cerbatanas, cuchillos y ganchos atados con cuerdas,  garrotes, diversos tipos de púas (tetsu-bishi) y nudillos de hojalata (shuko).

Tetsubishi

Tetsubishi

Ninja_Shuko

Shuko

Especialmente se hicieron famosas sus cadenas o cuerdas con peso giratorio en un extremo y una hoja de doble filo en el otro(kyotetsu-shoge), que los ninja sabían utilizar con una precisión implacable, también había un aparente e inocente palo de bambú (shikomizue), sin embargo el palo ocultaba en su interior una cadena con un peso en un extremo y un bloque de plomo en el otro.

Kyotetsu-shoge

Kyotetsu-shoge

Shikomizue

Shikomizue

Poseían conocimientos de química (yogen), por lo que usaban a menudo dardos envenenados, tubos lanzadores de ácido, granadas de magnesio y bombas de humo, adaptando los conocimientos chinos en química y las invenciones con explosivos para sus necesidades particulares.

ninja (1)

También eran adiestrados en la prestidigitación, no con efectos de ocio o diversión, si no para agilizar los dedos para efectuar robos, engañar al adversario con trucos o “magia” y aumentar así sus posibilidades de éxito durante una misión en territorio enemigo presentándose como artista de teatro o mago.

De la descripción general que hemos dado, parece obvio que el ninja era un adversario formidable, peligroso, hábil y preparado para hacer frente con eficacia y de forma implacable todas las posibilidades en un combate con armas y sin ellas. Sus habilidades pueden haber formado la base de un cierto número de las hazañas más sorprendentes de la literatura en la Historia del Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.