post

Abanicos de guerra

En Occidente lo consideramos simplemente un complemento femenino para refrescarse, pero el nacimiento de este instrumento lo encontramos en Oriente concretamente entre los siglos VI y VIII. Los abanicos serían traídos a Europa de manera generalizada en la época victoriana, pero el origen de este “inocente” objeto dista mucho del concepto que tenemos actualmente.

10981351_929373083763403_701554013650645593_n

En Japón, a medida que los ejércitos crecían, los distintos tipos de abanico se hicieron necesarios para transmitir de manera sencilla y vistosa las órdenes a las tropas. El abanico era por tanto utilizado por los señores de la guerra del Japón feudal no solo para ventilarse en las pausas que dejaba el fragor del combate, sino también como instrumento de señalización, en oraciones y también en rituales, como por ejemplo, los relacionados con la inspección de las cabezas de los enemigos terminada la batalla.

Existían diversos tipos de abanico. El más común en ritos y ceremonias era el denominado “gunpai”, un abanico rígido, macizo y a veces pesado, generalmente con forma de mariposa y profusamente decorado, que ha sobrevivido en las manos de los árbitros de uno de los deportes más antiguos y tradicionales del mundo, el Sumo. Era utilizado, dada su fortaleza, como defensa ante flechas y estocadas, al estilo de un broquel.

Samurai de finales del siglo XIX con Gunpai

Samurai de finales del siglo XIX con Gunpai

El segundo tipo era el “gunsen”, el tradicional abanico de guerra, plegable, con decoraciones llamativas, utilizado en el campo de batalla para dar órdenes y comunicarse con las tropas. Este tipo de abanico en la mano de un samurái era un símbolo de poder y de jerarquía, y resulta imposible imaginar a un comandante de alto rango sin su abanico (algunos decoraban con un gunsen su “kabuto”, el casco tradicional de la armadura samurái japonesa).

Abanico tipo Gunsen

Abanico tipo Gunsen

Pero no solamente se usaban en rituales, como señalización o ventilación personal: el “tessen” era un tipo de abanico donde, detrás de su inocente apariencia, se escondía un arma blanca tremendamente efectiva, cuyos radios metálicos afilados plegados o desplegados servían al usuario para defenderse en espacios donde no estaba permitido el uso de la espada.

Abanico de autodefensa Tessen

Abanico de autodefensa Tessen

Este tipo de abanico llegó a desarrollar una escuela marcial denominada tessenjutsu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.