post

R.A.V.C. Real Cuerpo de Veterinarios del Ejército (Gran Bretaña)

Orígenes

Hasta finales del siglo 18 no había servicio de veterinaria en el Ejército británico. Los herradores, contratados por el gobierno británico, eran los responsables de herrar los caballos del Ejército y también eran los responsables del tratamiento médico y de la atención general de los animales. Sin embargo, las fuertes pérdidas continuas de caballos durante las campañas militares de finales del siglo 18 llevaron a la decisión en 1796 de que los veterinarios del ejército debían ser reclutados en la Facultad de Veterinaria de Londres de reciente formación.

Durante los primeros 82 años de su existencia, el servicio veterinario del ejército fue organizado íntegramente por el regimiento al que eran destinados. Los veterinarios eran reclutados directamente en regimientos de caballería y llevaban el uniforme de los regimientos a los que iban destinados. No había ninguna disposición para el cuidado de los caballos enfermos o cojos cuando los regimientos se movilizaban y los animales enfermos eran abandonados o con suerte formaban parte de la retaguardia de estos regimientos.

Guerra De Crimea

Al igual que con la asistencia médica para los soldados, la atención veterinaria de caballos durante la guerra de Crimea era totalmente inadecuada. No existía coordinación entre los oficiales veterinarios y el Ejército y el sistema para el tratamiento de caballos enfermos y heridos no era el adecuado. Muchos caballos murieron como resultado de la mala gestión durante el transporte por mar, los duros inviernos de 1854 y 1855 se cobraron muchas vidas, así como el hecho de que el equipo de veterinarios y medicamentos eran insuficientes.

chargeofthelightbrigade

Departamento de Veterinaria del Ejército

Bajo la administración de James Collins, Director Médico Veterinario 1876-1883, el sistema regimental de reclutar veterinarios fue finalmente abolido. En 1880 la Escuela de Veterinaria del Ejército se formó en Aldershot donde los oficiales militares eran instruidos en el cuidado, manejo, selección de monturas y primeros auxilios de veterinaria básica para los animales del Ejército. La Escuela también entrenó a los oficiales veterinarios en los deberes militares y en particular las enfermedades tropicales que padecían los animales del Ejército. El Departamento de Veterinaria del Ejército fue formado en 1881 y desde entonces las condiciones para los veterinarios mejoraron y para 1890 había un oficial al mando que representaba al Departamento.

Guerra Boer 1899-1902

Las enormes pérdidas de animales durante la Guerra Boer pusieron de relieve los problemas de los que los oficiales veterinarios ya eran conscientes. Inexplicablemente en 1898 el servicio para el cuidado de los animales enfermos y heridos fue retirado del Departamento de Guerra y el ejército británico fue a Sudáfrica sin cualquier disposición veterinaria eficaz. Contra el consejo profesional, los establos de monta y hospitales veterinarios se combinaron e inevitablemente hubo una rápida propagación de enfermedades como el muermo, linfangitis epizoótica y sarna, que fue enormemente perjudicial para la eficiencia operativa del Ejército. Las mejoras llegaron demasiado tarde y 326.000 caballos y 51.000 mulas se perdieron,  sólo una pequeña minoría fue baja como resultado de la acción del enemigo.

boer-war-2

Formación del  Cuerpo de Veterinaria del Ejército (AVC)

A raíz de los errores de la Guerra Boer había una enorme presión para la reforma del Servicio Veterinario del Ejército en  todos los sectores, incluido el Real Colegio de Veterinarios, los políticos y el público en general. En 1903 una orden crea el Cuerpo Veterinario del Ejército con  suboficiales y hombres empleados en tareas veterinarias y en 1906 se combina con el Departamento de Veterinaria del Ejército para convertirse en el RAVC de hoy. En 1907, el General Sir Frederick Smith se convirtió en Director General y se dedicó a mejorar la eficiencia del Cuerpo, la reorganización y la introducción de equipos de veterinaria modernos.

Primera Guerra Mundial

Al estallar la Primera Guerra Mundial había 364 oficiales en el Cuerpo, durante la guerra 1.306 oficiales estaban destinados en este Cuerpo y en 1918 casi la mitad de los cirujanos veterinarios en Gran Bretaña estaban sirviendo en el Cuerpo. Además de los oficiales, la cifra entre suboficiales y clases de tropa se elevó de 934 a 41.755.

Se establecieron secciones veterinarias móviles para evacuar a los animales enfermos y heridos y enviarlos a los hospitales veterinarios de retaguardia donde podrían ser tratados. Un hospital veterinario típico en Francia podía tener 2.000 pacientes. La mayoría de los animales sufrieron heridas de guerra, debilidad, agotamiento, sarna y, por primera vez, ataques de gas. A raíz de esta disposición la tasa de éxito se elevó considerablemente; dos millones y medio de animales fueron hospitalizados en Francia, de los que 2 millones fueron devueltos para el servicio, el resto o bien se vendieron a nivel local o fueron sacrificados para el consumo humano.

IWW

En Egipto también había hospitales para camellos bajo el mando de oficiales del Cuerpo con conocimientos especializados en el tratamiento de estos animales. Otras innovaciones incluyeron el establecimiento de cuatro escuelas de herraje. Aunque los perros fueron utilizados como mensajeros a través de las trincheras de la Primera Guerra Mundial el Cuerpo no estaba directamente involucrado en sus cuidados y tratamientos.

El 27 de noviembre 1918 el rey Jorge V confirió el prefijo Real al Cuerpo, en reconocimiento a la labor del Cuerpo de Veterinarios del Ejército.

Segunda Guerra Mundial

Después de la Primera Guerra Mundial el RAVC fue sometido rápidamente a la desmovilización y la mecanización progresiva del Ejército redujo al Cuerpo de tamaño. En 1938 la Escuela de Veterinaria del Ejército en Aldershot cerró después de 48 años.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial había 85 oficiales y 105 soldados, éste se incrementó en el transcurso de la guerra a un total de 519 oficiales y 3.939 entre suboficiales y tropa. A pesar de la creciente mecanización de la Segunda Guerra Mundial, caballos y mulas todavía figuraban como medios de transporte y animales de tiro, sobre todo en Palestina y en la campaña de Italia donde el terreno se hizo imposible para los vehículos. En 1942 la fuerza de los animales que servían en el Ejército era de 6.500 caballos, 10.000 mulas y 1.700 camellos. El RAVC también tuvo  presencia en Grecia, Eritrea y Siria. La campaña de Italia fue la única en el que el número de bajas entre los animales alcanzó el doble respecto a otras campañas. En Italia, los mulos fueron víctimas de la batalla donde sus bajas fueron mayores de las previstas, mientras que las pérdidas por infección y enfermedades fueron notablemente bajas.

RAVC 1

En la campaña de Birmania, además de caballos y mulas se utilizaron bueyes como animales de carga, pero también eran utilizados para consumo humano. Los elefantes también se utilizaron para transporte y la tala de bosques. Debido a la naturaleza de la campaña en Birmania, los animales que recibieron heridas de guerra graves no podían ser evacuados con el resultado de que muchos que podrían haber sido recuperados tuvieron que ser sacrificados.

En 1942 el Servicio de Veterinaria del Ejército se convirtió en el responsable de la adquisición de perros y se estableció la Escuela de Formación de Perros de Guerra.

RAVC curar perro

De 1945 hasta hoy

Tras la Segunda Guerra Mundial, el RAVC participó en muchos países, en particular Alemania, Austria, Grecia, Birmania y Malasia en la prevención y evitar la propagación de enfermedades entre las ganaderías locales. El RAVC también requirió un cuartel permanente y se trasladó a Melton Mowbray en 1946, donde permanece hasta hoy como el Centro de Animales de Defensa.

El RAVC no sufrió ninguna merma de sus efectivos a los niveles anteriores a la Segunda Guerra Mundial, ya que se había puesto de relieve el importante papel de los perros, que tomó el relevo de caballos y mulas como el animal principal, la última unidad de transporte de carga operativa fue finalmente disuelta en Hong Kong en 1976, aunque recientemente las operaciones en Afganistán han puesto en duda la necesidad de unidades de transporte de carga en terrenos difíciles. En Malasia y Borneo, durante los años 1950 y 1960, los perros trabajaron en tareas de rastreo. En Irlanda del Norte han trabajado en tareas de búsqueda de armas y explosivos, un papel que también están llevando a cabo en Irak y Afganistán. Sin embargo el papel principal sigue siendo el de protección y vigilancia reduciendo el número de soldados necesarios para esas misiones. El RAVC tiene unidades permanentes de perros en Irlanda del Norte, Inglaterra, Alemania y Chipre.

RAVC lapida

El RAVC es una de las unidades más pequeñas del ejército británico sin embargo, proporciona un apoyo inestimable con sus peculiares soldados y sirven en todo el mundo como sirvieron en épocas anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.