post

Albert Göring

Aunque su hermano mayor, Hermann, pasaría tragicamente a los libros de historia, Albert Göring pasaría casi anonimamente a la historia hasta que en la primera década del nuevo siglo, algunos autores empezaron a reivindicar su figura.
Albert Günther Göring vino al mundo el 9 de marzo de 1895, siendo el pequeño de los 5 hijos del Cónsul Heinrich Ernts Göring. Gracias a la herencia de su padrino Ritter Hermann von Epenstein, del cual el pequeño Albert recibió una educación aristocrática, creció con comodidades y en un circulo de influencias, creciendo como un vividor aprovechando las influencias de su posición. Al contrario que su hermano, Albert miraba con recelo el ascenso del nacionalsocialismo y se mostró totalmente opuesto a él.
Con el ascenso de los nazis al poder, Hermann emigro a Austria, donde empezó a trabajar en la industria del cine como productor. Su oposición a los nazis no hizo más que crecer y públicamente, cargaba contra el partido y contra Hitler, a pesar de que su hermano se estaba labrando una posición importante dentro del partido. Esto lo acompaño con ciertas protestas activas.
Se cuenta que en una ocasión, un grupo de mujeres judias fueron forzadas por un grupo de nazis a fregar unos bancos. Albert, se arrodillo y se dispuso a fregar los bancos con aquellas mujeres. Cuando le pidieron que se identificara y constataron que era familiar del por entonces jefe de la Gestapo, se olvidaron de la humillación publica dejando a las mujeres marcharse.
Otra acción citada por algunos testigos fue cuando una anciana judia era humillada por dos agentes de la Gestapo en medio de una multitud que los vitoreaba. Albert, a empujones, consiguió llegar hasta la mujer y quitarla el cartel que la obligaban a portar con el texto “Soy una cerda judia”. Cuando los agentes intervinieron, fueron victimas de varios puñetazos de Albert. Aquella acción, le costo unos días en la cárcel, que no pasaron a mayores gracias a su hermano.
Albert goering - judios
Con la anexión de Austria, el pequeño Göring empezaría a implicarse más en tomar medidas más directas a medida que veía con horror la crueldad del nazismo. Una de esas fue conseguir documentación falsa para un judío llamado Oskar Pilze para escapar de Alemania. Pilzer era presidente de una productora austriaca, en la que había trabajado Albert Göring, que tras la anexión fue cerrada por los nazis. En calidad de amigo, el hermano del Reichsmarschall consiguió utilizar su influencia para permitir la liberación de Pilze por parte de la Gestapo, y con falsos pasaportes franceses, ayudarle a él y su familia a escapar a través de Italia. Seria uno de tantos que Albert Göring ayudaría a lo largo de la guerra, inicialmente, muchos del mundo del cine en donde había trabajado; Ernst Neubach, guionista, William Skelezy, director, etc… Sin embargo sus acciones le pusieron en el punto de mira de la Gestapo. Pero su hermano siempre estuvo ahí para ayudarle. A pesar de tener posturas políticas irreconciliables, Albert y Hermann Göring fueron devotos hermanos que se apoyaron mutuamente.
En alguna que otra ocasión, Hermann llego a ordenar la liberación de presos, conocidos de Albert, a petición de este. Pero sabía que no podría mantener esta situación, por lo que reubico a su hermano pequeño en una fabrica de ensamblaje de Skoda en Checoslovaquia, lejos de Alemania. Allí, Albert siguió con su resistencia y oposición al nazismo, no solamente ayudando a escapar a judíos y disidentes, si no incluso colaborando en pequeña medida con la resistencia checoslovaca. Ocasionalmente enviaba camiones a los campos de concentración, demandando mano de obra para su fabrica; una vez recogidos, el camión se detenía en medio de la nada y permitía a los presos huir. También permitía el sabotaje a pequeña escala en su fabrica, encubriendo a sus trabajadores y él mismo demoraba y extraviaba pedidos.
Otras historias que se cuentan es que el propio Albert falsificaba la firma de su hermano mayor para conseguir ordenes de liberación o suministros que luego repartía entre aquellos que los necesitaba. Uno de sus ayudantes de la fabrica era Karel Sobota. Sobota, era miembro de la resistencia checoslovaca, y en la posguerra recordaba como Göring se negaba a devolver el saludo nazi a los oficiales que visitaban la fabrica y de como les hacia esperar para recibirles. También a través de un colaborador, Laszlo Kovacs, su antiguo medico personal, organizo un sistema de ayuda desde Berna para ayudar a refugiados judíos a llegar hasta Lisboa.
Así púes, Albert Göring pudo continuar con sus acciones esquivando las pretensiones de la Gestapo por mandarlo a un campo de concentración hasta el final de la guerra. Como industrial para la Alemania nazi, Albert fue arrestado una vez finalizada la guerra por autoridades checoslovacas, sin embargo, fue pronto puesto en libertad, pues no faltaron voces que se pronunciasen a su favor. Más tarde, fue reclamado por las autoridades aliadas para los juicios de Nuremberg, donde se presento Aunque salio exculpado por falta de pruebas de varios juicios, no salio indemne, pues se le acuso de enriquecerse a costa de mano de obra esclava, siendo condenado a dos años. Durante estos juicios, visito a su hermano Hermann, horas antes de su suicidio, el 15 de octubre de 1946. Albert prometió que cuidaría de la esposa de su hermano, Emmy y de su hija, Edda.
Herman Göring

Herman Göring

Cuando finalmente salio en libertad en 1947, Albert Göring se encontró que todos los bienes de la familia habían sido confiscadas. Frustrado y perseguido por el estigma de su apellido (del que rehusó a cambiarse a pesar de los consejos de algunos amigos y conocidos), estuvo malviviendo y empezó a tener problemas con el alcohol, trabajando esporadicamente de traductor, dibujante o escritor. También recibia alguna ayuda de antiguas personas a las que él había ayudado a escapar del nazismo. Finalmente, en 1952, el Gobierno aleman le otorgo una pensión de 82 marcos al mes por edad avanzada y desempleo. Göring paso sus últimos años en un edificio de apartamentos, donde, como ultimo acto de generosidad, acabaría casándose con su casera, para que pudiese disfrutar de su pensión por viudedad. Pocos días después, Albert Göring fallecía el 20 de diciembre de 1966.

La figura de Albert, indudablemente eclipsada por la importancia de su hermano, apenas fue repasada por los historiadores hasta hace relativamente poco. Tras escribirse varios libros y hacerse publica su figura, finalmente, el Yad Vashem, la institución que vela por la memoria de los judios y el holocausto durante la 2ª Guerra Mundial, anunció en 2013 que se abriria un expediente a Albert Göring para decidir sobre su inclusión en los Justos entre las naciones por su ayuda desinteresada a los judíos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.