post

La Batalla de Inglaterra. 1ª Parte: Kanalkampf

Una de las grandes batallas de la Segunda Guerra Mundial se produjo durante el verano de 1940 sobre el cielo de Gran Bretaña y el Canal de La Mancha. La Batalla de Inglaterra enfrentó a dos naciones, una luchando por sobrevivir y otra luchando por dominar al único adversario que quedaba en Europa aquel verano. Durante tres meses el mundo contuvo el aliento mientras la RAF y la Luftwaffe se batían sobre los cielos ingleses. Cuando terminó la batalla, Alemania había fracasado en ganar un objetivo militar y vencer a un adversario.

Aunque durante los siguientes cinco años se produjeron batallas aún más intensas, dramáticas y decisivas, la Batalla de Inglaterra significó a nivel histórico uno de los momentos más decisivos y cruciales de la Segunda Guerra Mundial.

OPERACIÓN LEÓN MARINO

Ante la caída de Francia, 22 de junio de 1940, Hitler dirigió su atención a Inglaterra. Al principio, creyó que podría obligar a Inglaterra a firmar un armisticio. Pero el nuevo ministro inglés, Winston Churchill, rechazó la oferta y aceptaría un tratado de paz si Alemania abandonaba los territorios ocupados y se rendía incondicionalmente. Ante esta declaración, comprendió que Inglaterra estaba dispuesta a luchar hasta el final, convirtiéndose en una amenaza como base hostil para lanzar ataques contra la Europa ocupada por Alemania.

Para el 4 de junio, Hitler notifica a los mandos alemanes que estén preparados para una eventual invasión a las islas británicas, este plan inicial no se llevó a cabo al considerar la Kriegsmarine que no estaba preparada para las tareas de invasión. El 16 de julio, Hitler firmó su orden número 16 que decía: “Ya que Inglaterra, a pesar de su precaria situación militar, no quiere llegar a ningún acuerdo, he decidido preparar una operación de desembarco contra Inglaterra, y si es necesario, la llevaré a cabo”. El nombre en clave de esta operación fue León Marino.

asddwe

La invasión de Inglaterra sólo sería posible si la Luftwaffe  conseguía la supremacía aérea sobre Inglaterra y el Canal de La Mancha. Si la Luftwaffe controlaba el espacio aéreo británico, las barcazas de invasión podrían cruzar el Canal y el ejército alemán desembarcar en las playas del sur de Inglaterra. Los planes para destruir a la RAF empezaron a  tomar forma. Los aeródromos situados en Francia, Bélgica y Holanda se convirtieron en bases de la Luftwaffe y en ellas se empezaron a concentrar aviones, munición y bombas. Mientras tanto, el Alto Mando alemán empezó a reunir gran variedad de embarcaciones para convertirlas en lanchas de desembarco.

LA LUFTWAFFE: PRELUDIO A LA BATALLA

A medida que caía una nación tras otra en manos de Alemania, la Luftwaffe, bajo el mando del mariscal del Reich Hermann Goering, extendió sus cinco zonas de cobertura. Estas zonas eran conocidas como Luftflotten (Flotas Aéreas) y constituían las mayores unidades tácticas de la Luftwaffe. Tres de estas Flotas Aéreas  serían las encargadas de lanzar el ataque a Gran Bretaña.

Luftflote mapa

La Flota Aérea  sobre la que recayó gran parte de la responsabilidad de la destrucción de la RAF fue la número 2 al mando del mariscal Albert Kesselring, uno de los líderes militares de la invasión a Polonia. Con bases en el norte de Francia, Bélgica y Holanda, esta Flota era la que se encontraba más cerca del Canal de La Mancha.
Kesselring

Kesselring

 La Flota Aérea 3 se encontraba al noroeste y zona central de Francia y sus aparatos tendrían que cubrir mas distancia a través del Canal. Su líder fue el mariscal Hugo Sperrle, que había estado al mando de la Legión Cóndor en la Guerra Civil Española.

 

Sperrle

Sperrle

La Flota Aérea 5 con bases en Noruega y Dinamarca estaba al mando del general Hans Juergen Stumpf. Esta era la más pequeña de las tres Flotas Aéreas y sus aviones tendrían que recorrer una gran distancia a través del Mar del Norte.
Stumpff

Stumpff

Entre las tres Flotas Aéreas había 864 bombarderos, 248 bombarderos en picado, 725 cazas monomotor y 200 cazas bimotor. La mayoría de estos aparatos habían demostrado su valía durante la Guerra Civil Española y en la reciente conquista de Europa. Pero en esos conflictos habían sido utilizados  conjuntamente con fuerzas de tierra y ahora tendrían que demostrar su eficacia en un nuevo papel: la destrucción de toda una fuerza aérea enemiga. Los puntos fuertes y débiles de estos aparatos serían un factor decisivo en los siguientes meses.

Como Alemania había fracasado en desarrollar un bombardero pesado de gran alcance, las tareas de bombardeo cayeron en primer lugar sobre un par de bombarderos bimotor de tamaño medio, el Heinkel 111 y el Dornier 17. El He-111 podía transportar unas dos toneladas de bombas y tenía una velocidad aproximada de 400 Km/h.

He-111 H-6

He-111 H-6

El Do-17, debido a su estrecho fuselaje, era un poco más lento, 369 Km/h, y sólo podía transportar la mitad de carga que un He-111. Estos dos aparatos eran vulnerables desde ciertos ángulos al ataque de cazas y por ello fueron equipados con ametralladoras y blindaje extra.

Do-17-Z

Do-17-Z

A pesar de sus recientes éxitos, el He-111 y el Do-17 eran modelos anticuados según los estándares de 1940. A mediados de 1940, el Junker 88, un nuevo y rápido bombardero de tamaño medio, empezó a llegar a los aeródromos de Francia pero como su número era insuficiente no pudo sustituir a los antiguos bombarderos.
Ju-88

Ju-88

 

Aunque el Ju-88 también podía lanzar bombas en picado, el principal bombardero en picado fue el Ju-87, el mítico Stuka, de gran éxito en la campaña de Polonia.

Ju-87 B2 Stuka

Ju-87 B2 Stuka

En cuanto a cazas, la Luftwaffe estaba mejor preparada. El principal caza alemán era el Messerschmitt Bf-109, uno de los cazas más formidables del mundo. Rápido y muy maniobrable, el Bf 109 había demostrado ser casi imparable en la Guerra Civil Española y conquista de Europa. Pero al ser un caza de corto alcance no podría ser utilizado desde las bases de la Flota Aérea 5 y si era lanzado desde Francia, sólo podría estar unos 20 minutos sobre los cielos de Inglaterra.

Bf-109 E3

Bf-109 E3

Sin embargo, la Luftwaffe no consideró esto un problema porque ellos ya habían desarrollado un caza de largo alcance, diseñado en principio para escoltar a los bombarderos. Este era el Messerschmitt Bf-110 Zerstorer, un avión bimotor fuertemente armado con dos cañones y cuatro ametralladoras, sin embargo, como era tan grande, no era tan maniobrable como un caza monomotor.
Bf-110 C4

Bf-110 C4

 

A pesar de las desventajas de sus aparatos en liza, la Luftwaffe era numéricamente superior a la RAF con 2.194 aparatos entre distintos tipos de bombarderos, cazas y aviones de reconocimiento frente a los 531 cazas que podía oponer la RAF a principios de la batalla. Además no habían sufrido ninguna derrota o pérdidas importantes. Sus Flotas Aéreas estaban  bien nutridas de pilotos y tripulaciones de combate muy bien adiestradas y se enfrentaban a un enemigo debilitado que intentaba reagruparse tras su derrota en Francia.

LA RAF: PRELUDIO A LA BATALLA

El hombre encargado de la defensa aérea de Inglaterra  era el Mariscal del Aire Sir Hugh Dowding, jefe del Mando de Cazas, un brazo organizativo de la RAF creado en 1936.

Hugh Dowding

Hugh Dowding

Dowding estaba encargado de defender Gran Bretaña con sus cazas así como instalar las barreras de globos, ametralladoras antiáereas y de los Cuerpos de Observación que daban aviso de cualquier movimiento aéreo.

Desde 1936 el número de cazas y aeródromos había aumentado paulatinamente. En 1940, el Mando de Cazas dividió su cobertura sobre Inglaterra en cuatro grupos: Grupo 10, 11, 12 y 13. De estos, el Grupo 11 era el mejor situado estratégicamente porque cubría el sur de Inglaterra y se encontraba más cerca de las bases de la Luftwaffe en Francia.
Mando de Caza Mapa
El Grupo 10 estaba bajo el mando del Comandante Christopher Quentin Brand y se encargaría de defender la zona oeste de Inglaterra.
Quentin Brand

Quentin Brand

Al este del Grupo 10 se encontraba el Grupo 11, bajo el mando del Comandante Keith Park.

Keith Park

Keith Park

Al norte del Grupo 11, el Grupo 12 bajo el mando del Comandante  Trafford Leigh-Mallory. Este grupo se encargaría de defender la zona central e industrial de Gran Bretaña.
Leight Mallory

Leight Mallory

 

Encargado de defender el norte de la isla, el Grupo 13 bajo el Comandante Richard Saul.
Richard Saul

Richard Saul

Como el nivel de formación de los pilotos de la RAF era alto y su periodo de entrenamiento extremadamente largo, existía una carencia desesperada de pilotos de aviones de caza, Dowding se opuso a reducir el tiempo de preparación de un piloto ya que esto comprometería la calidad de los futuros pilotos. En su lugar, se unieron auxiliares de la RAF y de la Reserva de Voluntarios de la RAF. También se unieron pilotos de Nueva Zelanda, Australia, Canadá, Sudáfrica, además de pilotos exiliados de las naciones conquistadas por Alemania. Los pilotos checos y polacos se convirtieron en los pilotos más atrevidos y agresivos durante las siguientes semanas.

Los dos aviones de caza más utilizados eran el Hawker Hurricane y el Supermarine Spitfire. El Hurricane era el más numeroso de los dos porque había sido desarrollado anteriormente. Estaba construido de madera y tela que cubría un tubo de metal, era menos vulnerable al fuego de cañón y podía ser reparado rápidamente aunque estuviera muy dañado.

Hurricane Mk I

Hurricane Mk I

El Spitfire era más ágil que el Hurricane y era el único caza británico que podía oponerse al Bf-109 en las mismas condiciones. Rápido y maniobrable, su diseño, basado en una ala oval, era muy avanzado para su época.

Spitfire Mk I

Spitfire Mk I

El Mando de Cazas disponía también de varios aviones algo anticuados como el biplano Gloster Gladiator y el Boulton Defiant.
Gloster Gladiator

Gloster Gladiator

Defiant

Defiant

 

La esperanza de la RAF se centraba en el Hurricane y el Spitfire pero además, los británicos contaban con otra arma defensiva: el radar.

En las novelas de ficción de la década de los años 30 existía un arma llamada “rayo mortal”  que era utilizada frecuentemente para destruir aviones. El director del Centro de Investigaciones Científica del Ministerio del Aire, Harry Egerton Wimperis, pensó que quizás se podría construir ese rayo mortal. Preguntó entonces a Robert Watson-Watt, un experto en radio si las historias del “rayo mortal” tenían algún fundamento científico. Watt creía que ese tipo de rayo era imposible pero quizás utilizando ondas de radio podría conseguir la detección y no la destrucción de los aviones. En aquella época poca gente conocía que las ondas de radio se reflejaban sobre los objetos metálicos.

Watt pensó que se podría  enviar una transmisión continua de estas ondas hacia el avión que se aproximaba y entonces, el eco de las ondas rebotando desde el avión podían ser detectadas por un dispositivo situado cerca del transmisor. Este dispositivo de localización ya había sido inventado: era el oscilógrafo de rayos cátodos que mostraba la transmisión y recepción de ondas de radio a través de blips en una pantalla de cristal.

radar

En febrero de 1935, fue probado con éxito una primera versión de este dispositivo de detección y en mayo del mismo año se construyeron varias torres de transmisión de unos 30 metros de altura a lo largo de la costa inglesa. Esta primera versión de radar no podía dar la dirección de donde provenían los aviones pero para confundir a los alemanes, el sistema fue llamado  “Radio Direction Finding”. Hasta 1943 la palabra radar abreviación de “Radio Direction Finding”, no se convirtió en el término más aceptado para este sistema.

El funcionamiento de este sistema era el siguiente: cuando los aviones enemigos despegaban de sus bases y volaban hacia Inglaterra, estos eran detectados por los tubos de los rayos cátodos de las estaciones de radar.

Después se recibía una llamada telefónica en el Mando de Caza, dando estimaciones de su altitud, posición y número.

En la Sala de Filtros del Mando de Caza, mujeres auxiliares recogían esta información transmitida por las estaciones de radar. Se utilizaban unos rastrillos para mover los marcadores alrededor de un gran mapa. Cada marcador indicaba  un grupo de aviones aliados o enemigos.

operations room

Los oficiales evaluaban toda esta información y la enviaban a la Sala de Operaciones del Mando de Cazas. Al mismo tiempo recibían también esa información varias Salas de Operaciones de Grupo y estos a su vez a las Salas de Operaciones de Sector. Cada una de estas salas contaba con sus propios mapas y marcadores que se actualizaban constantemente.

El oficial de servicio de cada Sala de Operaciones de Grupo evaluaba la amenaza y decidía que sector deberían interceptar al avión entrante y cuantos cazas debían ser enviados.

El controlador del sector del aeródromo ordenaba la salida de los escuadrones de cazas para interceptar al enemigo. Si estaban en tierra, ordenaba el despegue, si ya estaban en el aire transmitía por radio la posición del enemigo e instrucciones concretas de cómo y cuando interceptarlos.

Crucial para el buen funcionamiento de todo el sistema era un dispositivo colocado en los aviones aliados y que indicaba la posición que ocupaba. Este equipo denominado “Huff-Duff” consistía en un transmisor de radio que enviaba automáticamente una señal cada quince segundos. Esta señal era recogida por las estaciones de radar y la información era trasladada al controlador de sector. De esta manera se determinaba la posición de los cazas de la RAF y eliminaba la posibilidad de que un caza aliado fuera interceptado como avión enemigo.

El sistema de radar se convirtió en un sistema defensivo en el que el Mando de Caza confiaría desesperadamente en las siguientes semanas.

KANALKAMPF

El plan alemán contra Gran Bretaña se basaba en el ataque de la Luftwaffe contra los aeródromos de cazas de la RAF. Este plan era conocido como “Adlertag” o “Día del Aguila” y se pondría en marcha cuando Hitler lo ordenara. Hasta que llegara el “Día del Aguila” el Alto Mando de la Luftwaffe decidió atacar los convoyes británicos que cruzaban el Canal para obligar a la RAF a que acudiera con sus cazas a protegerlos. El nombre alemán para este plan era “Kanalkampf”. Si la flota de cazas de la RAF era reducida durante Kanalkampf, el Día del Aguila sería aún más efectivo.

Durante los meses de junio y primeros de julio, los alemanes bombardearon esporádicamente los convoyes británicos. El 10 de julio, las estaciones de radar detectaron que una gran formación de aviones alemanes se estaba concentrando al otro lado del Canal, sobre Calais. Cuando veinte bombarderos Do-17 y sus cazas de escolta Bf-109 y 110 se dirigieron hacia un convoy que se encontraba sobre Dover, estos fueron interceptados por Hurricanes de cuatro escuadrones diferentes. En el combate que se libró fueron derribados cuatro Bf-109, tres Hurricanes y el hundimiento de un navío del convoy. Este combate marcaría el inicio de la Batalla de Inglaterra.

Bundesarchiv_Bild_141-0678,_Flugzeuge_Heinkel_He_111

El día 11, un pequeño convoy fue localizado por diez Ju-87 Stukas y veinte Bf-109 de escolta. En este combate intervienen por primera vez sobre Inglaterra los Spitfire, el ataque fracasó pero dos Spitfire fueron derribados. Esa misma tarde, la ciudad costera de Portland, fue atacada por quince Ju-87 y cuarenta Bf-110. Aunque sólo seis Hurricanes interceptaron el ataque, consiguieron derribar dos Stukas y el objetivo fue sólo ligeramente dañado.

Durante los siguientes diez días se intensificaron los combates sobre el Canal. Por la noche, la Luftwaffe, lanzaba minas sobre los puertos y canales británicos. Durante el día, los bombarderos alemanes, Do-17, Ju-87 y Ju-88, atacaban convoyes además de aeródromos y otros objetivos que se encontraban cerca de la costa. Aunque el carbón que transportaban estos convoyes podría haber sido transportado por tren a través de Inglaterra, los convoyes continuaron navegando principalmente por razones morales. Aún así, Dowding no quiso comprometerse demasiado en la defensa de estos convoyes porque esto debilitaría la cobertura sobre Inglaterra.

Sobre el Canal, las pérdidas de la RAF empezaban a ser preocupantes con cincuenta cazas derribados en los primeros diez días. Esto era debido al tipo de formación a la que los pilotos habían sido entrenados. Se trataba de una formación cerrada en V mas conveniente para enfrentarse a bombarderos, volando de esta manera los pilotos británicos estaban más pendientes de no chocar entre ellos que apenas tenían tiempo de buscar al enemigo. Además, al volar tan cerca unos de otros se convertían en blancos perfectos para los expertos pilotos alemanes.
Formación V de la RAF

Formación en V de la RAF

Los alemanes utilizaban un tipo de formación más suelta y menos rígida conocida como “Schwarm” que habían desarrollado durante la Guerra Civil Española. En lugar de estar pendientes de lo cerca que estaban unos de otros, cada caza cubría una amplia zona mientras era protegido por los demás cazas del grupo.

Formación Schwarm de la Luftwaffe

Formación Schwarm de la Luftwaffe

En una situación de combate aéreo uno a uno, los alemanes solían tener ventaja y sólo veintiocho cazas Bf-109 fueron derribados en los primeros diez días.

Durante los últimos días del mes de julio, el mal tiempo y la mala visibilidad produjo la caída de aviones de ambos bandos y varios convoyes pudieron cruzar el Canal sin ser atacados. Pero a nivel general, los ataques alemanes se intensificaron y hasta el 8 de agosto habían sido hundidos dieciocho buques de carga y cuatro destructores de la Royal Navy.

EVALUANDO KANALKAMPF

En esta primera fase cada bando evaluaba al otro. Los pilotos de la RAF aprendían de sus errores y pronto empezaron a volar en formaciones menos rígidas. Los aparatos de ambos bandos tenían sus puntos débiles que rápidamente eran conocidos por el adversario. Para los británicos el caza Defiant, armado con una torreta de disparo posterior, era vulnerable a los ataques frontales y muchos de ellos fueron derribados en las primeras semanas. Del lado alemán, el Ju-87, demostró que su baja velocidad lo convertía en una trampa mortal frente a la rapidez de los Hurricanes y Spitfires, así como al fuego antiaéreo de los barcos. El bimotor Bf-110 sufría por su falta de maniobrabilidad cuando se enfrentaba a los ágiles cazas de la RAF.

Durante Kanalkampf, la Luftwaffe, había perdido 248 cazas y bombarderos en comparación con los 148 cazas de la RAF. Los alemanes creían equivocadamente que todas las fuerzas de caza británicos estaban siendo empleadas sobre el Canal. En realidad, Dowding, había dejado en la reserva a la mayoría de sus cazas. Los servicios de inteligencia alemán informaron de que el Canal estaba cerrado y que ya no navegaban convoyes pero lo que pasó fue que los británicos habían decidido utilizar los trenes para transportar la mayor parte de las cargas que se enviaban anteriormente en convoyes, lo que redujo drásticamente el número de barcos.

heinkel_zps7979fd87

En el bando británico, la pérdida de cada caza era sentida profundamente por la RAF. El nuevo ministro de Producción Aérea, lord Beaverbrook, aumentó la producción de cazas y durante el mes de julio llegaron a construirse 500 nuevos cazas. Pero reemplazar aviones era mucho más sencillo que reemplazar pilotos y su alta tasa de mortalidad fue una de las principales preocupaciones del Mando de Caza durante el curso de toda la batalla.

Hasta entonces no había habido un gran enfrentamiento entre la Luftwaffe y la RAF y Goering pensó que un ataque a gran escala contra la RAF acabaría con el Mando de Caza en sólo cuatro días y con la RAF en el plazo de un mes. Una vez dominado el espacio aéreo enemigo se pondría en marcha la invasión de la Isla. El 31 de julio, el Alto Mando del Ejército Alemán, se reunió con Hitler para discutir y planear este último asalto.

TallyHo_Large

One thought on “La Batalla de Inglaterra. 1ª Parte: Kanalkampf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.