post

Berserkers americanos

La imagen del guerrero berserker está muy influenciada por las sagas nórdicas, definidos como una especie de soldados de élite al servicio de Odín, pocos saben que entre las tribus de Norte América surgieron una casta de guerreros muy similares a los guerreros escandinavos, tanto en sus acciones militares como en su modo de vida y consagración a una fuerza superior, en este caso a las fuerzas de la naturaleza.

La tribu ojibwa contaba con una sociedad conocida como los Windikogan (Contrarios No Voladores) y sólo eran admitidos los guerreros que habían demostrado valor en el campo de batalla además de su completo desprecio a las normas más elementales de seguridad personales durante una batalla. Como no tenían miedo a la muerte se consideraba que no formaban parte de los vivos, actuaban como personas vivas entre los muertos y hablaban y actuaban al revés: llamaban viejos a los jóvenes, estaban felices en tiempos de penuria y tristes cuando la caza y las cosechas eran abundantes, vestían con andrajos y se ponían una máscara con una gran nariz en forma de pico, se creía que los Windikogan estaban poseídos por los «Tronadores» una especie de pájaros gigantescos.

Tribu ojibwa

Tribu ojibwa

En el campo de batalla eran totalmente impredecibles, aparecían danzando lo que desorientaba a sus enemigos, de pronto se detenían y su jefe gritaba:» No ataquéis, no disparéis y no cortéis cuatro cabelleras.» El enemigo que normalmente se esperaba a un ejército al uso los observaba bajando la guardia, en ese momento los Windikogan hacían estragos entre sus enemigos que creían que luchaban contra personas poseídas por demonios o contra demonios mismo.
Tal era la fama de los Windikogan, que en cuanto aparecían en un campo de batalla, el enemigo los rehuía, evitando todo contacto con aquel estrafalario ejército.

Otra versión similar de los Windikogan dentro de la tribu siouan, en este caso el guerrero se transformaba en Heyoka, vestían con arpilleras como camisa de guerra se embadurnaban el cuerpo con barro, desde el punto de vista psicológico tenía una importancia inmensa al igual que los Windikogan, se trataban de fuerzas de choque y, obraban igual que los Windikogan, felices en penuria y tristes y desesperados en tiempos de bonanza.
Durante la época de bonanza eran utilizados por la tribu como bufones y proporcionaban horas de diversión con sus ocurrencias, podían llorar quejándose de la falta de comida mientras se atracaban de costillas de búfalo y la comida les rodeaba por doquier o declarar que estaban sucios y procedían a lavarse con un estimulante baño de barro, provocando las risas del resto de la tribu. Pero detrás de esta cara benigna de los Heyoka, acechaba el temor de que estaban poseídos por el espíritu de Iktomi, por lo tanto eran impredecibles y potencialmente peligrosos.

Guerrero Heyoka

Guerrero Heyoka

Además, la tribu creía que los Heyoka eran los únicos capaces de enfrentarse a los «sobrenaturales», entendiendo «sobrenaturales» como las fuerzas naturales y espirituales de la naturaleza, como dato curioso un Heyoka temía hasta el terror más absoluto a los perros y salía corriendo y gritando aterrorizado cuando alguno se le acercaba demasiado, pero esto no significa que sufrieran algún tipo de fobia a los canes, más bien se trataba de engañar al observador ajeno a la tribu y también se utilizaba para burlarse de las pretensiones de algunos guerreros provocándoles una falsa sensación de que los Heyoka eran vulnerables a algo tan simple como un perro, mal lo tenía el guerrero que creía en el temor a los canes de los Heyoka.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.