post

Fuego desde el cielo. El primer bombardeo en aeroplano

Libia, Noviembre de 1911. El Subteniente Giulio Gavotti se dirige a su endeble aeroplano Etrich Taube. Poco antes de salir de una misión en la que hará historia, habrá fuego desde el cielo. Así escribe a su padre:

«Hoy he decidido tratar de lanzar bombas desde el aeroplano. Es la primera vez que hacemos esto y si va bien, estaría muy contento de ser la primer persona en hacerlo».

Italia es un país joven, surgido en 1861 luego de un proceso de unificación. Como todas las potencias europeas se ve inmerso en la carrera por expandir sus colonias africanas. Libia es el objetivo. Esta zona estaba en control de los turcos, y en 1911, luego de varios casus belli surge la Guerra Ítalo-Turca. Podríamos decir que esta es la primer guerra moderna del siglo XX: el uso militar de aeronaves, empleo de gases y de vehículos blindados.

Distintivo del Servizio Aeronautico

Distintivo del Servizio Aeronautico

A mediados de Octubre se envía desde Italia, un «Batallón de Especialistas» del Servizio Aeronautico del Regio Esercito que consta de unos once pilotos y nueve aparatos de diferentes modelos: tres biplanos Farman, dos monoplanos Nieuport IV G, dos Blériot XIs, y dos Etrich Taube . Es el primer cuerpo aéreo de aeroplanos en la Historia en ser desplegado en combate.

Uno de los Taube en el aeródromo italiano en Libia

Uno de los Taube en el aeródromo italiano en Libia

Nadie los espera llegar, menos aún para utilizarlos en misiones militares, pues no está claro aún en la doctrina cómo los aeroplanos pueden servir en una misión militar. Hasta le momento, los dirigibles habían realizado las tareas de reconocimiento e incluso las de bombardeo de forma admirable. El aeroplano era aún un concepto joven, hacía tan sólo ocho años que una nave «más pesada que el aire» despegaba en Kitty Hawk y sólo dos que los Wright hiciesen demostraciones en Europa. Las aeronaves eran aparatos vulnerables, de tela y madera con motores primitivos.

El día 15 de Octubre prácticamente a poco de llegar, se realiza la primera misión de reconocimiento en aeroplano en combate. El Capitán Piazza hace un sobrevuelo por las líneas enemigas en uno de los Bleriot. Pero algo más se esperaba de los aviones: aprovecharlos para experimentar si podían atacar las bases enemigas. La elección presentaba alguna ventaja sobre los dirigibles, por su velocidad y por el hecho que los turcos no estaban acostumbrados a estos aeroplanos. Todo estaba planificado.

EL Bleriot de Piazza, el primer aeroplano en realizar una misión militar

EL Bleriot de Piazza, el primer aeroplano en realizar una misión militar

El Subteniente Gavotti era un miembro más del Servizio Aeronautico, pero fue a quien se le encomendó la tarea. Graduado en Ingeniería, colaboró desde el inicio en la formación de este pequeño cuerpo aéreo, ayudándolos a embarcar desde Italia.

Subteniente Giulio Gavotti

Subteniente Giulio Gavotti

En sus cartas escribiría: «Hoy dos cajas de bombas llegaron (…) Se espera de nosotros que las lancemos al enemigo (…) Es raro que a ninguno de nosotros se nos haya dicho nada de esto, y no hemos recibido aún instrucciones de nuestros superiores». La operación se mantiene en silencio total.

Finalmente, se le revela a Gavotti que encabezará la primera misión de bombardeo sobre Libia. «Tan pronto como aclare, estaré en el campo para despegar con mi aeroplano», escribe.

Ala del Taube

Ala del Taube

Para realizar su misión, Gavotti cuenta con un Etrich Taube, de diseño alemán. Era un avión monoplano con una elegante estructura alar que asemeja las alas de una paloma (de ahí el nombre Taube, paloma en alemán). Estaba hecho de madera y revestido en tela. Un motor de 80 HP lo propulsaba, llegando a unos decentes 100 km/h de velocidad máxima, a un alcance de 140 km. (estamos hablando del inicio de la aviación). Italia fue uno de los primeros usuarios del Taube.

Uno de los Taube italianos en Libia

Uno de los Taube italianos en Libia

También les llegan las primeras bombas aéreas, diseñadas por el Teniente de Navío Cipelli en La Spezia. Eran poco más que granadas esféricas de un kilo y medio, diseñadas para explotar al impacto contra el suelo. No hay instrucciones de uso, pero Gavotti anota «sería interesantísimo lanzar las bombas a los turcos«.  Corren el riesgo, pero deciden subirlas a los aeroplanos.

Bomba Cipelli

Bomba Cipelli

En la mañana del 1 de Noviembre de 1911, Gavotti se prepara para su misión. Vuela solo y lleva cuatro bombas: tres en un saco de cuero dentro de la cabina y una en el bolsillo de su chaqueta. El solitario avión despega de su base y sobrevuela Trípoli antes de internarse en Libia. El objetivo es una de las mayores bases militares turca, situada en el Oasis de Ain Zara. En esta guerra los italianos controlan la costa, mientas que los turcos controlan los oasis del interior y sus recursos hídricos.

Luego de un tiempo de vuelo, se logra divisar al fin el oasis y Gavotti se prepara. Con una mano puesta en la palanca de vuelo, deja la otra libre para lanzar. Saca la primera bomba de su chaqueta y la coloca sobre su regazo. Al pasar por encima del campamento vuelca su Taube hacia la izquierda, siempre volando a unos 600 pies y con una sola mano, lo cual es una proeza dado lo arcaico de los controles. Con la otra mano arma la primera de las bombas, la toma de su regazo y quitando el seguro con los dientes la lanza. Primero la de su chaqueta, luego dos de  las tres bombas del bolso con el mismo procedimiento. Cuando termina la pasada, Gavotti ve humo negro en el campamento y se retira. La cuarta bomba debe ser lanzada lejos.

“Puedo verla cayendo a través del cielo por unos segundos hasta desaparecer. Y luego de un momento pude ver humo negro desde el campamento. He dado en el blanco! Luego lancé dos bombas más con menos éxito…»

Ilustración del ataque

Ilustración del ataque

La misión fue un éxito. Los turcos jamás esperaban un ataque aéreo, sólo vuelos de reconocimiento, como se venían realizando hasta ahora.

A la vuelta es recibido como un héroe por sus camaradas italianos y felicitado por su Jefe el General Caneva. La prensa lo aclama en Italia, lo llaman el «artillero volador», el concepto de bombardero ni siquiera existía. Por esta acción gana la Medalla de Plata al Valor Militar (Medaglia d’Argento al Valor Militare).

Tiempo más tarde, también en Libia, Gavotti realizaría otra proeza más, al completar el primer vuelo nocturno en aeroplano.

59_3

Perfil del Taube

Lamentablemente no hay reportes turcos de bajas con respecto a este ataque, por lo que se desconoce que tanto éxito tuvo, pero lo cierto es que marcó el inicio de una era. Hoy viendo los majestuosos y modernos cazas, y sus bombas ultra precisas; o los grandes bombarderos con capacidad nuclear, es difícil imaginar que todo comenzó en Libia, en un frágil Taube volando a 100km/h, y con un piloto lanzando granadas de la mano.

Postcard italiano

Postcard italiano

Fuentes:

  • Wikipedia
  • Air Space Magazine, Smithsonian
  • BBC: Libya 1911: How an Italian pilot began the air war era
  • Historic Wings: Bombs at Ain Zara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.