post

Cannas, 216 A.C.

Cuenta Plutarco que en la previa a la batalla de Cannas, Aníbal Barca sale a reunirse con sus hombres para darles valor. En las filas cartaginesas había una mezcla de nerviosismo y consternación, en especial entre un joven oficial llamado Giscón.

Éste oficial había ido a explorar el terreno y pudo comprobar el despliegue romano. Apabullado por la gran cantidad de enemigos, se mostró muy sorprendido y preocupado. De forma detallada, contando todo lo que vió, así se lo hizo saber a Aníbal.

La respuesta de Aníbal, con mucho sentido del humor fue: “Una cosa que se te ha pasado, Giscón, que es todavía más sorprendente…que aunque haya tantos de ellos, no hay ninguno de entre todos ellos que se llame Giscón“.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *