post

Operación Dynamo. La evacuación de Dunkerque.

Cuando a principios de 1940 los aliados occidentales se reforzaban en Francia, la moral era alta. Habían tenido años para prepararse para otra guerra, la exultante Línea Maginot representaba un formidable escollo que las tropas alemanas no podrían traspasar. Aunque fuertes y respetables tras su veloz victoria en Polonia, en la práctica las divisiones alemanas todavía no estaban plenamente equipadas, y contraria a la creencia popular, distaba mucho de estar completamente motorizada. Sin embargo, una vez los germanos se lanzaron a la ofensiva se mostraron asombrosamente imparables frente a lo que muchos consideraban una coalición difícil de batir, el ejército francés, considerado como uno de los mejores del mundo en 1940, reforzado además por tropas inglesas de la BEF (British Expeditionary Force; Fuerza Expedicionaria Británica).

Continue reading