post

La Guerra Civil Americana (Parte 3)

Secesión

Dos de los unionistas más conscientes del peligro de Secesión eran, precisamente, los dos mandos militares que habrían de hacerla frente si se concretaba: el Jefe del Estado Mayor Teniente General Winfield Scott, y el del Departamento del Este, Brigadier John Ellis Wool. Scott, el más famoso de ambos y una leyenda por derecho propio, no procedía de West Point, sino que había estudiado Leyes, pasando al Ejército Federal a través de la Milicia en 1808. Pero destacó ya en la guerra contra los ingleses de 1812-15, siendo nombrado Brigadier a los 28 años en 1814, y habilitado Mayor General, (General de División), al año siguiente. Después destacó en la frontera india, fue la espada de confianza del Presidente Andrew Jackson, y recibió el mando del Estado Mayor Central desde 1841. Continue reading

post

La Guerra Civil Americana (Parte 2)

Hacia El Desastre

Todos los esfuerzos de la Administración Pierce por buscar un Estado esclavista que equilibrara la composición del Senado, fueron inútiles, teniendo a menudo resultados desastrosos. El que los tuvo menos negativos fue el proyecto de revitalizar el Sendero de la Mariposa, para lo que se intentaba crear un ferrocarril de costa a costa que viniera a coincidir con su trazado. Como terreno apropiado, se adquirió de México la región entonces llamada Mesilla o Arizona, (lo que es hoy el sur de los Estados de Arizona y Nuevo México), y justo en la frontera de California, al sur del Desierto de Mohave, se levantó Fort Yuma. Continue reading

post

La Guerra Civil Americana (Parte 1)

El Lejano Origen

Todo el mundo hoy en día, e incluso los mismos estadounidenses, fecha el nacimiento de los Estados Unidos de América con la Declaración de Independencia de 1776. Craso error, pues los partidarios de crear una nación eran entonces aún minoritarios, y lo que existía eran trece Estados que se habían declarado independientes, tanto de Inglaterra como entre sí. Y si habían creado las instituciones del Ejército Continental y el Congreso Continental para coordinar su defensa ante la malhumorada reacción británica, lo habían hecho a título provisional. Pero la guerra con los ingleses demostró su utilidad y, para su final, la opinión en favor de crear una construcción supraestatal era ya mayoritaria. Lo que sin embargo no bastaba para allanar las dificultades, pues los recién independizados Estados, y sus intereses, eran muy divergentes.

Continue reading